Preocupaciones curriculares

0
317

Este texto se basará en teorías curriculares necesarias en cualquier Proyecto Educativo Institucional, piezas claves para el desarrollo y fortalecimiento de la autonomía escolar, partiendo de que “el currículo es el instrumento, el dispositivo, la herramienta o el mejor vehículo a partir del cual se potencian los intereses de los estudiantes y docentes pensando la formación” (Mora, R. Procedimientos para la construcción de marcos teóricos curriculares. La Libertad, Barranquilla Septiembre 5 de 2010 p, 2a). Para esto utilizaremos como insumos teóricos el material entregado por el docente Reynaldo Mora Mora en la clase de Procesos Curriculares.
María Victoria Peralta: quien expone la fundamentación de las problemáticas curriculares y aspira a sintetizar los planteamientos propios, surgidos en América Latina. Peralta hace un énfasis en la importancia de una pertinencia cultural de los currículos, recalcando la necesidad de un cambio en la formación educativa Latinoamericana. Esto con el fin de crear un currículo integrador concreto para así nutrir escenarios propicios para encuentros pluriculturales con sólidas bases investigativas y con alta dosis de identidad propia.
Reynaldo Mora Mora: Para este curriculista es un deber el hacer un análisis exhaustivo sobre las teorías curriculares para poder contextualizarlas con la realidad y crear un concepto de currículo. Si analizamos la perspectiva de Mora desde el capítulo escrito por Adriano Fernández Fernández titulado “Ruta Caribeña”; el cual nos expone la propuesta de Mora por construir y desarrollar una relación entre los procedimientos dinámicos y pedagógicos internacionales y locales a lo que este pedagogo le ha dado el nombre de “currículo glocal”, con el fin de llegar a un equilibrio entre ambas partes donde prime el desarrollo equitativo a nivel global. La propuesta hecha por Mora que impulsa el currículo desde una mirada cultural, que va más exactamente desde la cultura local y alcanza la cultura universal. Con esto, podemos apreciar la importancia de un desarrollo y fortalecimiento académico, como plus para la transformación social de los procesos formativos y la pertinencia, en las emociones e intereses de los estudiantes.
Alicia de Alba: define el curriculum como “una síntesis de elementos culturales (valores, costumbres, creencias etc.) que conforman una propuesta político-educativa impulsada por diversos grupos sociales con intereses variados”. De Alba menciona el debate sobre el currículo como una práctica social, cuya función está ligada a una transmisión y reproducción cultural, política y social. También distingue la importancia de una investigación analítica desde el punto de vista cotidiano. Sostiene que todo Proyecto Educativo es también un Proyecto Político en el sentido que implica una práctica humana con fines sociales, rasgo esencial para la buena viabilidad del currículo.
Abraham Magendzo: este curriculista chileno afirma que “es necesario, poner el currículum al servicio de la preparación de un ciudadano capaz de incorporarse a la sociedad y participar en ella” (Mora, R. Abraham Magendzo o el currículo problematizador. La Libertad, Barranquilla Agosto de 2005, p, 2a). Esto con el fin de poder fomentar en nuestros educandos una mentalidad visionaria y participativa. Por esto, nace la necesidad de diseñar e implementar un currículo problematizador en la educación, como una alternativa democrática para enfrentar los problemas que demandan cada contexto de la realidad cambiante del nuevo milenio y como base para contribuir a crear un ciudadano capaz de incorporarse a la sociedad y participar en el desarrollo de ella.
Alberto Martínez Boom: quien se interesó por historiar las prácticas curriculares en el sistema educativo colombiano, nos brinda una visión organizacional e institucional sobre el surgimiento de la formación y a lo que se llamaba currículo, autores resaltan que desde la década de los 50 realiza una estructuración en los programas con base a todas sus preocupaciones razón por la cual muchas investigaciones ocupan un lugar estelar en la actualidad. “el currículo no es sólo un lugar común en estos discursos, sino algo así como un hecho connatural” (Mora, R. Alberto Martínez Boom o una historia del Currículo en Colombia. La Libertad, Barranquilla Enero 14 de 2006, p. 2a).
Gimeno Sacristán: “El currículum es un texto que representa y presenta aspiraciones, intereses, ideales y formas de entender su misión en un contexto histórico muy concreto, desde donde se toman decisiones y se eligen caminos que están afectados por las opciones políticas generales, económicas, la pertinencia a diferentes medios culturales, etc.” (Gimeno, J. 2010.  ¿Qué significa el currículum?). Afirma que el currículo es un sistema que está integrado a todos los actores educativos y que los aprendizajes y procesos formativos de las instituciones deben reflejar los retos que se encontrarán en la vida laboral.
Dona Ferrada: nos ofrece una importante literatura especializada, tomando como punto de partida la visión global de la concepción crítica comunicativa del currículo para su organización, teniendo en cuenta como fundamentos: la praxis humana y la racionalidad comunicativa en cada uno de los procesos curriculares (Mora, R. Dona Ferrada o el currículo crítico comunicativo. La Libertad). Esta curriculista define que no hay enfoques curriculares que actúen bajo contextos únicos de racionalidad. Su obra “Curriculum crítico comunicativo” (2011) es una reflexión sobre las prácticas curriculares y la identidad cultural.

Otra preocupación curricular es la “Misión de los Sabios de Educación para la Región Caribe”. Este texto nace de una reflexión hecha en la clase de Procesos Curriculares dictada por el docente Reynaldo Mora Mora y está apoyada en muchos de sus escritos curriculares. Como sabemos la Misión de Sabios está integrada por un selecto grupo de intelectuales que tienen como objetivo el desarrollo educativo del País tomando como prioridad la actividad inclusiva. Pensar en este actuar convoca a fortalecer la autonomía regional, pues son estos entes territoriales, los que saben quiénes son sus investigadores, sus académicos y quienes detentan saberes ancestrales en los distintos campos (Mora, R. Misión de los Sabios del Caribe. La Libertad, Barranquilla, Febrero 17 de 2019, p. 2a). Entonces es posible decir, que la Misión de Sabios en gran parte de su constitución, se apoya en el marco de una teoría interpretativa de la realidad educativa regional. Esta investigación trata de temas fundamentales como: la educación como derecho fundamental, como bien público y la influencia de la realidad en los procesos educativos. Dicha Misión crea una relación y una pertinencia en los saberes históricos, sociales y culturales en las Instituciones Nacionales. Por esto es relevante que esta se trate desde cada región con sus actores sociales y educativos para poder darle sentido y continuidad. Y así mismo, se nutra desde un diálogo constante que conduzca a la preservación y valorización de los legados locales. Para garantizar avances en las propuestas y estrategias presentadas en la Misión de Sabios, es necesario que el Estado abandone la penosa actitud distante reflejada durante años a través de confusiones a nivel curricular creadas por las decisiones descontextualizadas con los problemas regionales del país y que conducen a soluciones generalmente impertinentes.
[email protected]

Comentarios