La bomba de insulina cambia la vida de las personas con Diabetes

0
932

La diabetes es  una enfermedad crónica en la cual el páncreas no produce insulina, o produce poca (Tipo I), o las células del cuerpo no responden a la insulina que se produce (Tipo II). Esta enfermedad afecta cada vez a más personas en el mundo.

Según datos de 2018 de la Federación Internacional de la Diabetes 246 millones personas en todo el mundo tienen esta condición y se calcula que en 2025 la tendrán 380 millones de personas, los resultados de las campañas de detección de la diabetes indican que el 50% de las personas con la enfermedad desconocen que la padecen y por lo tanto no reciben tratamiento.

La bomba de insulina

El dispositivo de infusión subcutánea continua de insulina (ISCI), más comúnmente llamado bomba de insulina, emergió como una terapia efectiva y segura para el manejo de personas con diabetes  Tipo I y Tipo II que utilizan los dos tipos de insulina (esquema basal y bolo). Si bien este aparato está en el mercado desde 1980, con el tiempo ha ido evolucionando hasta como lo conocemos hoy en día: un artefacto pequeño y portátil con un tamaño similar al de un celular.

Éste administra insulina de acción rápida las 24 horas del día a través de un tubo pequeño (catéter) y una cánula (denominados equipo de infusión) que se implanta bajo la piel, generalmente en la zona del abdomen, brazos y piernas.

La cantidad de insulina administrada se puede ajustar para satisfacer las necesidades de cada paciente. Adicional la bomba de insulina cuenta con un sistema de monitoreo continuo de glucosa, el cual mide la glucosa en el cuerpo las 24 horas al día, proporcionando alertas que evitan variaciones continuas de la glucosa y suspensión de la infusiona de la insulina antes de llegar a nivel muy bajo de glucosa. La terapia de bomba de insulina permite establecer las dosis de insulina para la ingestión de alimentos, los niveles de glucosa y al realizar actividad física.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios