Un día antes del encuentro por la semifinal de la Copa América, entre Perú y Chille, la selección del ‘Tigre’ Gareca, tuvo que suspender y reiniciar en la tarde el entrenamiento a causa de un control antidopaje que la organización de la Copa le realizó a los integrantes del equipo.
Cabe decir que la ‘Blanquirroja’ llegó en la noche del fin de semana a la capital del estado brasileño de Rio Grande do Sul procedente de Salvador de Bahía, donde el sábado eliminó a Uruguay.
Este tipo de controles son habituales durante el torneo. Ya el domingo les tocó a los futbolistas de Argentina, que realizaron los correspondientes análisis a su llegada a Belo Horizonte, donde hoy disputarán la primera semifinal contra Brasil.
Adicionalmente, dos jugadores de cada equipo elegidos por sorteo deben también deben pasar controles antidopaje al término de cada encuentro.
En el caso de Perú está reciente el capítulo del dopaje involuntario y aparentemente accidental de su máxima figura, Paolo Guerrero, que fue sancionado por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) con catorce meses de suspensión por haber dado positivo para benzoilecgonina, uno de los metabolitos de la coca.
Según el alegato del jugador, el dopaje provino al tomar un té de un recipiente que contenía restos de mate de coca, una infusión muy típica y tradicional de los países andinos como Perú y Bolivia, durante la reunión de la selección del Perú antes del partido contra Argentina de eliminatorias para el Mundial.

Comenta aquí: