Luego de cuatro meses separado del cargo, Rafael Martinez retomó sus funciones como alcalde de Santa Marta. A su llegada al Palacio Distrital anunció que “reparará el desastre” que considera que dejó Andrés Rugeles, quien estuvo en su reemplazo por encargo de la presidencia de la República.
El mandatario se ha propuesto, en los seis meses que le restan a su gobierno, entregar los proyectos pendientes y culminar las obras que han sido criticadas por los retrasos que presentan.
Pero cumplir con ese propósito no será una tarea sencilla, teniendo en cuenta que el regreso de Martínez se dio en plena Ley de Garantías que lo limita en la contratación y uso del recurso público y le impide tomar algunas decisiones administrativas.
Adicionalmente, el alcalde encontró un equipo de trabajo totalmente distinto al que dejó, pues Rugeles durante su mandato se encargó de reemplazar casi que la totalidad del gabinete Distrital nombrando a personas que, según Martínez, son cercanas a grupos políticos de la oposición.
De hecho, el mandatario, lo primero que dijo al retomar el cargo, fue que “estos secretarios no son de mi confianza”. Lo anterior basado en que “quienes ocupan las diferentes dependencias son cuotas de actores de la política que todo este tiempo hemos criticado”.
“A través de Facebook Live haremos una evaluación de cada hoja de vida y de su experiencia para desempeñar la función que se le encomendó, adicionalmente revisaremos lo que ya ha venido haciendo y tomaremos decisiones que veamos pertinentes para la ciudad”, informó.
Para Martínez, la llegada de Andrés Rugeles tuvo un fin político y no administrativo.
Su afirmación la sustenta asegurando que “en estos cuatro meses se ignoró la terna que presentó nuestro movimiento y se nombró, en encargo, al Secretario de Transparencia de la Presidencia que, contrario a dedicarse a gobernar y continuar con el Plan de Desarrollo, paralizó obras y engavetó proyectos y lo peor es que se apropió de la burocracia y el presupuesto”.
Rugeles en este periodo cambió un total de 23 directivos y a cientos de contratistas.
Rafael Martinez, al reasumir su gestión como alcalde, asegura que encontró una ciudad sumergida en su peor crisis de seguridad con cifras disparadas de homicidios, hurtos y extorsiones.
Así mismo, recientemente el concejo Distrital derogó un acuerdo de vigencias futuras para solución del agua de la ciudad, por lo que deberá empezarse de ceros con la gestión de dineros que permitan ejecutar un proyecto que aumente la producción del recurso hídrico en la capital del Magdalena.
Pese a todo lo anterior, el mandatario es optimista e insiste en que avanzará en la salida al problema histórico de agua y resolverá otros temas que afronta la ciudad al tiempo que demostrará ante la justicia su inocencia por los procesos que le cursan en la Fiscalía por supuesta corrupción en la contratación de obras.
En su primer día como Alcalde, Martínez, aunque llegó a las 11 de la mañana a la Alcaldía, solo recibió formalmente el cargo hasta las 4 de la tarde por parte de Andrés Rugeles, quien tuvo que salir por la puerta de atrás fuertemente custodiado, debido a que en la parte externa era esperado por cientos de personas que le lanzaban críticas y le pedían que se marchara de la ciudad.
Ya en la noche, el mandatario se reunió con el secretario de turismo de la Gobernación del Magdalena, Fidel Vargas, para conocer detalles de la organización de las Fiestas del Mar, que este año, por petición de Rugeles, por primera vez, serán gerenciadas por el Departamento y no por el Distrito, como ya es tradicional.
Tomado…https://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/alcalde-de-santa-marta-pondra-a-prueba-a-gabinete-dejado-por-su-reemplazo-392262?cid=SOC_PRP_POS-MAR_ETW_WHATSAPP
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: