Increíble/A los graves problemas del Atlántico, el gobernador Verano quiere agregarle uno más: el “fracking”

691

*Esta práctica ha sido condenada en muchos países por su impacto en la salud humana, fruto de los gases que emana, por los efectos que tiene sobre el medio ambiente, que se ven, sobre todo, en las fuentes de agua.

El departamento del Atlántico tiene serios problemas de abastecimiento de agua potable, suelos áridos y pocos terrenos aptos para la agricultura, pero como si esto fuera poco, ahora el gobernador Eduardo Verano quiere agregarle otro problema, el cual es de marca mayor. Se trata de la implementación del fracking, una técnica que según los expertos genera sustancias tóxicas, alergénicas y cancerígenas, dejando el subsuelo en condiciones irrecuperables.
En unas declaraciones entregadas ayer al diario económico Portafolio, el Gobernador manifestó que está de acuerdo con que el “fracking”, se desarrolle en nuestro departamento.
Esta práctica ha sido condenada en muchos países por su impacto en la salud humana, fruto de los gases que emana, por los efectos que tiene sobre el medio ambiente, que se ven, sobre todo, en las fuentes de agua que quedan contaminadas por elementos radioactivos, por contaminar la atmósfera y por alterar las placas tectónicas generando temblores.
Según dijo Verano, el fracking no tendría nada de perjudicial, si se ejecuta de manera ambientalmente sostenible.
Agregó el mandatario que, “representa una oportunidad y un reto logístico desarrollar el fracking en los Yacimientos no Convencionales (YNC), y se presentaría una dinamización en servicios. Además, se mejoraría la competitividad en tarifas de petróleo y gas, y de paso se garantizarían las reservas de hidrocarburos.
Por otra parte, el señor Verano agregó que con esta práctica, “se estima que por tareas de exploración y producción (E&P) de petróleo y gas de YNC en la región, se invertirían cerca de 30.000 millones de dólares. 
Además se generarían 124.000 nuevos empleos directos e indirectos. Esto sin contar la dinamización de los puertos marítimos, y la apertura de nuevas empresas prestadoras de servicios”.
La pregunta para el señor Gobernador del Atlántico, es la siguiente:
Todo ese rimbombante desarrollo comercial y esa danza de los miles de millones de dólares, a cambio de qué?
Miremos que nos dice una entidad seria como el el Servicio Geológico de Estados Unidos, sobre las consecuencias de esta, considerada una terrible práctica: “En Estados Unidos, más de 15 millones de personas viven a menos de un kilómetro de un lugar donde se hace fracking. Allí esta entidad encontró que el número de temblores ha pasado de 20 a 100 desde octubre de 2013 en estados como Oklahoma y Ohio, debido a la reinyección del agua no reciclable en la tierra donde se hace esta actividad”.
Por otra parte, el fracking ha sido condenado en otros países desarrollados, por su impacto en la salud humana que es fruto de los gases que emana, por los efectos que tiene sobre el medio ambiente que se ven, sobre todo, en las fuentes de agua que quedan contaminadas por elementos radioactivos, por contaminar la atmósfera y por alterar las placas tectónicas generando temblores.
Señor Eduardo Verano, ¿de qué servirían todos esos miles de millones de dólares, miles de empleos y la apertura de nuevas empresas, entre otras cosas, si nuestra población va a padecer daño en la salud, se contaminarán las fuentes de agua y la atmósfera con material radiactivo y habrá centenares de temblores?
¿Cuál es el futuro que le espera a nuestros hijos y nietos, luego de años de fracking en nuestro departamento?

Qué es el fracking
El Fracking o fraccionamiento hidráulico es una forma de explotación de hidrocarburos en la que una mezcla de agua, arena y productos químicos es inyectada al subsuelo a alta presión con el fin de fracturar la tierra y liberar los hidrocarburos en forma de gas que están en los esquistos que son la parte más profunda de este subsuelo.
Respecto al componente inyectado, está basado en un 95 % de agua, un 4,5 % de arena y entre 0,5 %3 y 0,79 %4 de aditivos químicos. Son éstos los que generan más polémica, pues sus detractores afirman que incluyen sustancias tóxicas, alergénicas y cancerígenas, dejando el subsuelo en condiciones irrecuperables. Su finalidad es generar las vías necesarias para extraer el gas de esquisto, mantener los canales abiertos y preservar a los hidrocarburos para evitar que se degraden durante la operación.
Anthony Ingraffea, profesor de ingeniería de la Universidad de Cornell en EUA, sostiene que “las mejores prácticas operacionales sólo pueden minimizar riesgos, no eliminarlos”, y agregó que “aún hoy vemos que al menos el 5% de los nuevos pozos que están siendo construidos en Estado Unidos tienen fugas de metano”.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios