Inspección de piscinas en el Atlántico

238

Con el objetivo de revisar las medidas de seguridad aplicables a los establecimiento de piscinas de uso colectivo abiertas al público en general, que deben ser cumplidas por los responsables de las mismas, la Secretaría de salud departamental realizó su inspección, vigilancia y control tendiente a prevenir y controlar los riesgos que afecten la vida y la salud de sus usuarios.
En lo corrido del año 2019 se ha realizado la inspección de 31 piscinas públicas, resultando el 26 % con concepto sanitario favorable (9 establecimientos), el 26 % con concepto sanitario desfavorable (9 establecimientos), 34 % con concepto sanitario favorable con requerimiento (12 establecimientos) y se encontraron fuera de servicio el 14 % (5 piscinas).

“Las piscinas deben contar con todas las condiciones exigidas de limpieza y desinfección, calidad del agua, para que las personas estén tranquilas al utilizarlos. Así como tenerlos cerramientos y uso de salvavidas adecuados, es decir, contar con los implementos necesarios para que, por ejemplo, en caso de que alguna persona tenga en riesgo su salud se le puedan prestar los primeros auxilios de forma oportuna”, indicó Arilis Ruiz.Además la funcionaria agregó que, si luego de la visita la piscina cumple con todos los requerimientos, se le entrega un concepto favorable;el cual exige un plan de mejoramiento y se realiza un seguimiento hasta su cumplimiento; y si es desfavorable se abre una investigación administrativa que puede llevar a una multa o a un cierre temporal o definitivo.
“Esta vigilancia entrega a la comunidad la seguridad de estar en un lugar que es vigilado y que cuenta con los requisitos de la norma para su correcto funcionamiento”, dijo.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios