Defendamos Triple A: Sanciones a los corruptos

0
1326
Melissa Anibal López.

En Barranquilla cuando se habla de la corrupción en Triple A y del saqueo que nos hicieron los españoles de Inassa y sus cómplices criollos, algunos directivos de la empresa y uno que otro despistado, tratan de excusar el escándalo y acallar las críticas con el argumento del excelente servicio de Agua y Alcantarillado que supuestamente provee la empresa.
Tristemente los costeños estamos tan acostumbrados a la pésima calidad en la prestación de los servicios públicos, y otras empresas como Electricaribe son tan malos referentes, que parece que estuviera permitido pasar por alto las falencias en el servicio de Triple A. Falencias que no son hechos aislados, sino consecuencias de la corrupción de la cual la empresa y los barranquilleros hemos sido víctimas.
Barranquilla y el Atlántico precisan una serie de inversiones cercanas a los $400 mil millones en materia de acueducto y alcantarillado, no solo para mejorar el servicio, sino para evitar que la calidad actual siga deteriorándose. Sin embargo, dichas inversiones no se han ejecutado por los problemas de liquidez que vive la empresa, que podrían solucionarse con préstamos en el sistema financiero, pero los bancos, condicionan los créditos al regreso de Inassa a la dirección de la Empresa, y de manera insólita, se niega a admitir como avalista al Distrito, por su elevado nivel de endeudamiento. ¿Desde cuándo los corruptos son garantía de buena administración? ¿Ese es el mensaje que quiere dejar el sistema financiero a la ciudad y al país?
Cada vez que acompaño a alguna comunidad como su abogada para asuntos de servicios públicos, las quejas sobre la calidad y los altos costos en el servicio prestado por Triple A no se hacen esperar. Que en los sectores de Palo Alto, la Playita y Olaya, del corregimiento La Playa, que se encuentran cerca a la ciénaga de Mallorquín, prefieran las precarias condiciones que tenían antes de que introdujeran las redes de alcantarillado, y que la suspensión del servicio en los distintos barrios de Barranquilla sea casi a diario, nos indica que la corrupción está lesionando gravemente la empresa.
A pesar de que una de las apuestas principales de la segunda administración Char sea volver la mirada al río Magdalena, es justamente nuestro río uno de los más afectados por la falta de inversión, pues las aguas servidas son vertidas directamente en su cauce sin ningún tratamiento, provocando un foco de contaminación que afecta no solo a turistas, sino a las comunidades ribereñas de barrios aledaños como las Flores, Siape, San Salvador.
El llamado hoy es a defender Triple A, a que unamos esfuerzos y exijamos Toda la Verdad en las investigaciones sobre la corrupción en esta empresa, que fue saqueada por los españoles corruptos de Inassa y unos socios minoritarios que a través de contratos ficticios e ilegalidades se adueñaron de la mayoría de sus acciones y nos robaron, según las cuentas de la Procuraduría General de la Nación y otros entes de control más de quinientos mil millones de pesos.
Coda: ¿Dónde estaba el Concejo Distrital de Barranquilla cuando nos robaron Triple A? ¿Por qué el primer debate sobre este caso tuvo que hacerlo el senador Jorge Robledo en el Congreso de la República?

@MelissaAnibal [email protected]

Comentarios