El director de la Oficina del Trabajo en el Atlántico, Simón Ackerman, ratificó que de las 35 quejas diarias por malas condiciones laborales, 10 corresponden a ciudadanos venezolanos solicitando el pago del salario.

Pero lo más triste es que el pago del salario, no es el sueldo mínimo legal que contempla el país; lo que para ellos aplica diferente con un promedio de $450 mil a 500 mil pesos mensuales.

Manifestó que estas personas ni siquiera les pagan el salario mínimo, ni muchos menos la seguridad social. Esta situación hace que se desfinancie el sistema social. “Ellos están desplazando a los colombianos que sí están cotizando. El Ministerio de Trabajo realiza visitas preventivas a las empresas y si detectamos estas irregularidades serán sancionadas”, aseguró Ackerman.

También el director del trabajo explicó que la mayoría de empleadores son personas naturales y contratan a ciudadanos venezolanos como empleadas domésticas o domiciliarios de tiendas.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios