''Estamos con el corazón abierto y la mente abierta para escuchar la verdad": madre de Soacha

Este lunes, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) hizo la segunda versión en la que las víctimas participaron y escucharon a un miembro de la fuerza pública vinculado al caso 03, conocido como el de ejecuciones extrajudiciales.
En esta diligencia, con presencia de las víctimas y cumpliendo el Auto 080 de 2019, una de las madres de Soacha, hermana de un hombre ejecutado extrajudicialmente, pudo observar en tiempo real la versión del compareciente desde una sala alterna.
La versión fue presidida por magistrados de la Sala de Reconocimiento de la JEP y participó el representante legal de la víctima.
La mujer dijo: «Quiero agradecerles, a esta institución, por estar aquí. Fue un poco duro, pero yo creo que de eso se trata, de que aprendamos a ver la verdad. Yo soy una de las personas que siempre que me hablan mal de la JEP, dice: ‘déjenla trabajar, déjenla trabajar'».
Y agregó: «al dejar trabajar a la gente se verán los resultados que uno espera para por fin saber la verdad».
A través de estas diligencias, la Sala de Reconocimiento de la JEP busca un equilibro entre los derechos de las víctimas a conocer la verdad y un resarcimiento por el daño sufrido, y el de los comparecientes a un debido proceso.
«Vemos la presencia de las víctimas en esta Sala como un acto de valentía y de coraje que eleva el compromiso de nosotros con darles la centralidad que el Acuerdo de Paz les prometió», expresó la Sala de Reconocimiento de la JEP.
Por su parte, la madre de Soacha aseguró: «para nosotros es muy importante estar en estos espacios. Ya era hora que nos dieran esta participación y no nos imaginamos que fuera tan rápido».
Las versiones con presencia de las víctimas obligan a los comparecientes a adquirir altura moral para responder a las necesidades de ellas y así clarificar los pendientes que ha dejado el conflicto armado.
«Me voy más tranquila, aunque se me arrugó un poco el corazón. Esto me confirma todo lo que yo escuché sobre mi hermano, me confirma que todo lo que dijeron ahí todo es verdadero. Me da tranquilidad saber que la JEP está haciendo un buen trabajo», dijo la mujer, cuya identidad se omite por protección y seguridad.
Poco antes de comenzar la diligencia, ella y las demás víctimas les expresaron a los magistrados de la Sala: «estamos con el corazón abierto y la mente abierta para escuchar la verdad».
#DIARIOLALIBERTAD

¿Te gustó esta nota? ¡Síguenos en Redes Sociales!    

Comenta aquí: