José Miguel Lara Rodríguez.

uestra Señora del Monte Carmelo es una advocación de la Virgen María, que en el común está referenciada como Virgen del Carmen o Nuestra Señora del Carmen. Fuentes en internet explican que geográficamente esta devoción tuvo su génesis en el Monte Carmelo, en Israel, cuyo nombre significa jardín (“Karmel” en árabe) o viñedos de Dios (“Karem El” en Hebreo). El Monte Carmelo es un lugar donde vivieron personas, posiblemente ermitaños con vida de oración y austeridad, que parieron profetas los cuales rindieron culto a Dios, como Eliseo, y Elías, que en el siglo IX antes de Cristo defendió de la contaminación de los cultos idolátricos, la pureza de la fe en el Dios único y verdadero. Siglos más tarde, aproximadamente en el III y IV, personas que abrazaron el cristianismo, continuaron esta vida de oración y austeridad y tuvieron a Elías como patrono. A mediados del siglo XII, un grupo de devotos de Tierra Santa que provenían posiblemente de Italia, se instalaron en el Monte Carmelo, como sus antecesores, y escogieron como patrona a la Virgen María; allí construyeron la primera iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo. Vivían bajo los aspectos marianos reflejados en los evangelios: maternidad divina, virginidad, inmaculada concepción y anunciación. Estos fervorosos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron medio de nacimiento para la Orden de los Carmelitas (comunidad religiosa), y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación: Nuestra Señora del Monte Carmelo.

Los Carmelitas han difundido entre los cristianos la devoción a la Santísima Virgen del Monte Carmelo. En España, Puerto Rico y Costa Rica, es patrona del mar, en Bolivia es la patrona de la nación y de sus fuerzas armadas, en Colombia es patrona de la Policía Nacional y de los conductores, donde desde inicios del mes de Julio hasta el día 16 de dicho mes, en que se celebra esta advocación, se da en nuestros paisanos una notable muestra de la fe hacia esta devoción, evidente en el rezo de su novena, en el aspecto de la religiosidad popular y en las manifestaciones artísticas. Importante es tener presente, según el catolicismo, que el mejor homenaje y reverencia a la Virgen María, radican en la vivencia de sus ejemplos, los cuales, la que bíblicamente será llamada “dichosa” por “todas las generaciones”, fundamentó en la obediencia a Dios, la pureza y la intersección ante el Señor por los demás.

Licenciado en Filosofía y Educación Religiosa

Comentarios