El Cartel de la Diálisis en el Atlántico

1006

Sin duda alguna las aguas residuales se han convertido en el mayor problema ambiental de los últimos tiempos.

Se trata de un proceso en el cual el agua -como preciado líquido necesario para la vida- llega a nuestros hogares después de ser tratada a través de procesos de limpieza de impurezas.

Lo cierto es que si de alcantarillado y acueducto se trata, en el departamento del Atlántico se han ejecutado seis de las nueve obras pactadas. Así lo manifiesta Jorge Rosales, diputado del departamento, quien aseguró en el espacio televisivo Gente+TV, dirigido por el periodista Cesar Lambert, que en nuestro departamento la ejecución de proyectos para el tratamiento de aguas residuales tan solo ha avanzado en un 34 por ciento.

Para el diputado Rosales, esta problemática se convierte en un gasto innecesario en el presupuesto del departamento, toda vez que esos habitantes, atendidos muchos por el régimen subsidiado de salud, deben desplazarse hasta Barranquilla para hacerse un proceso de diálisis a causa del consumo por las aguas mal tratadas que han problemas de salud en los riñones de los ciudadanos.

“No es justo que esta situación siga pasando con esta parte de la población”, aseguró el funcionario.

Precisamente ya esta problemática se ve reflejada en Villa Rosa, un corregimiento de Repelón al sur del Atlántico, donde ya hay 70 personas que vienen siendo atendidas con tratamientos de diálisis a raíz de las aguas que sin un tratamiento adecuado consumen los habitantes.

Asalta entonces en este punto una pregunta: ¿Quiénes deben hacerse cargo de los gastos médicos producidos por el consumo de las aguas residuales en la población?

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios