¿Para cuándo la indagatoria?

422

“Hola @CorteSupremaJ, a partir de hoy, voy a preguntarle todos los días: ¿Cuándo entregan la fecha de indagatoria de Álvaro Uribe Vélez y Álvaro Prada? ¿A qué se debe la demora en definir esta fecha?”

El subtítulo es un tuit publicado en Twiter que se hizo viral y fue replicado por muchas personas y yo con mi tuit que recibió a su vez más de 11.000 retuits, en un clamor, un plebiscito unánime para pedir a la Corte Suprema que cumpla con sus funciones, sin importar la calidad de quiénes sean los citados a ese tipo de diligencias judiciales, y que en este caso corresponde al proceso que cursa en la Corte Suprema de Justicia contra Alvaro Uribe y su abogado Alvaro Prada, por el caso de manipulación de testigos denunciada por el senador Iván Cepeda. La pregunta que los tuiteros le hacemos a la Corte, la seguiremos haciendo hasta que este importante tribunal fije la fecha de esa indagatoria, pronunciamiento que está en mora de hacer, para despejar cualquier sombra de duda que surja sobre los honorables magistrados.
Otra audiencia aplazada en este caso por la Fiscalía, según dice María Jimena Duzán en su columna en la Revista Semana, es sobre un proceso “contra Javier Torres implicado en el caso de Odebretch que estaba prevista para este 25 de junio pero se pospuso para agosto y según dice la columnista, se trata de un contratista relacionado con la campaña a la alcaldía de Alex Char” y en la misma columna el senador Benedetti le dice a María Jimena “pero en Charlandia (Barranquilla) este episodio es un tema vedado que los medios prefieren enterrar por temor a las represalias. A los pocos periodistas que se han metido en el tema les ha caído la férula de la censura, como le sucedió hace unos meses al periodista Jimmy Cuadros.” Me parece muy grave lo que dice Benedetti, y aunque ignoro si en otros medios ocurre, sí debo reconocer que en el Diario La Libertad nunca he recibido glosas o censura con la intención de impedir o limitar la publicación de mis columnas que revelen irregularidades tanto en el sector público como privado, lo cual sería lamentable, porque ante un estado y una justicia corruptos, el último recurso que tienen los pueblos para conocer la verdad, son los medios abiertos dispuestos a revelarla, al menos nos queda este recurso para la sanción social. Los periódicos, los micrófonos y las cámaras, deben dejar de repartir incienso, para convertirse en lupas.
Contrario a esos aplazamientos, Duque corrió como un bólido para acelerar la extradición de Jesús Alberto Vargas Rodríguez, alias Pipón, narcoparamilitar líder del ‘clan del Golfo’ a pesar de que la Corte Suprema le suplicó demorar un poco su envío hasta que respondiera primero por los delitos que tiene pendientes en Colombia y especialmente para que dijera muchas verdades, pero esas verdades al parecer incomodan a algunos amiguitos del presidente.
El ciudadano de a pie se pregunta, quiénes tienen el poder de frenar, dilatar o acelerar investigaciones, audiencias y fallos judiciales? Más de uno ensayará una respuesta, que puede ir desde amenazas o sobornos a fiscales, jueces y magistrados, como ya se comprobó con el affaire del Cartel de la Toga, otros dirán por el pago de favores burocráticos; como de todos es sabido, en el caso concreto del expresidente Uribe es grande el terror, el miedo que se apodera de cualquier funcionario judicial o administrativo que le toque por desgracia investigar a este expresidente, entonces el pánico se apodera del investigador y su familia. Yo le preguntaría a Uribe, si él cree que la gente lo respeta o le tiene miedo, y qué le gusta más, que lo respeten o que se asusten ante él. Al parecer un funcionario judicial o un periodista investigativo en presencia del expresidente Uribe, puede sentir miedo de ser insultado con su grueso vocabulario montañero, miedo a ser despedido del cargo o miedo de ser eliminado físicamente. Todas las anteriores? Mucho miedo es el que infunde Uribe. Por qué?
[email protected]

Comentarios