Hay  preocupación por parte del personal  del Centro de Salud IPC La Candelaria ubicado en el barrio María Eugenia, en vista que el cadáver de un ciudadano venezolano no ha sido retirado desde hace tres días por falta de recursos económicos por parte de los familiares y ya empieza  a descomponerse.

Según información  entregada por el hijo del occiso, afirmó que por medio del Centro de Bienestar para el Anciano Sagrados Corazones de Jesús y María,  han podido conseguir el ataúd, sin embargo aún falta el dinero para la preparación del cuerpo de su padre quien tuvo muerte natural y yace en la sala de la morgue de este centro de salud.
El inconveniente está en que mientras pasa los días, las instalaciones de este centro de salud  están expuestas a contaminarse ya que la sala donde se encuentra el cadáver no tiene las condiciones para conservar el cuerpo por más días por lo que esta sede estaría a punto de declararse en emergencia sanitaria.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios