Llamado de un exiliado venezolano al embajador de Venezuela

329

Ante la recia arremetida, criminal actuación de la tiranía venezolana que recién destrozó la cara a un joven de 16 años perdiendo la vista para siempre, atacado por la policía del Estado a quemarropa, sólo por protestar por falta de gas doméstico, reafirma que el tirano nos quiere esclavos, días antes, por no querer seguir siendo esclavo acabaron con la vida de un ilustre oficial de la armada venezolana.

César Ojeda, dirigente político venezolano, columnista de opinión en su país, ahora, exiliado en Barranquilla, le hace un llamado al embajador de Venezuela en Bogota Dr. Calderón Berti para que influya fuertemente mediante sus buenos oficios, ante el presidente Juan Guaidó para que detenga el diálogo que se inició en Noruega y que ahora, plantea continuarse en una región de las Américas.

El embajador Berti tiene que influir ante el presidente Guaidó para que éste cambie de estrategias y se separe de las agrupaciones que lo asesoran, que aunque hayan hecho vida política juntos, tiene que alejarse de ese entorno.

Guaidó como presidente tiene que entender qué en Venezuela estamos en una guerra, no convencional, pero guerra al fin, de hecho, las bajas son del lado nuestro, el enemigo sigue ganando batallas, el país necesita ayuda militar extranjera.

Guaidó tiene que escuchar a los demás sectores, él tiene que obedecer al interés nacional, como no oye, ni ve, ninguna de sus acciones ha sido efectiva para doblegar la tiranía.
Otro punto Guaidó no puede seguir distanciado ni evadir a Los Estados Unidos buscando ayuda en otros lados, él tiene que ser preciso y determinante en eso, porque él se mantiene como presidente, porqué Trump lo reconoce como tal, sino hace rato ya estaría en la cárcel, qué no crea qué, porque lo apoyan más de 50 países él es presidente o porque lo nombró la AN él es intocable para el chavismo, no, su patente de corso es Trump. Los demás apoyos son simbólicos.

Que Guaidó entienda que la constitución venezolana es letra muerta y aunque el “Imperio de la ley esté en la Asamblea Nacional” en este momento ese ente no vale para nada.
Así es que, la debil existencia de la AN venezolana es la fortaleza de la tiranía.
Juan Guaidó tiene que definir su situación.

“O eres presidente de una casa muerta o eres presidente de la República de Venezuela.”
Guaidó presidente interino tiene que entender que el país está secuestrado y; que no es con acuerdos y sutilezas juridicas y diplomáticas que vamos a recuperar nuestro territorio.
Desde el año 2005 cuando extranjeros tomaron nuestros cuarteles militares y además tomaron el control de las industrias básicas del estado venezolano, perdimos todos nuestro derechos, luego, paulatinamente, pasamos a ser esclavos.

Todo un plan bien plasmado por el enemigo primeramente, llegaron los cubanos y de inmediato los rusos, luego llegaron los árabes fundamentalistas y al poco tiempo los narcoguerrilleros.

Todos esos invasores extranjeros tomaron y tienen el control total de nuestros mandos militares, el que no obedezca lo castigan hasta matarlo.

Por tanto el embajador Calderón Berti debe hacerle saber al presidente Guaidó que es muy necesario que haga un viraje a sus políticas.

Guaidó tiene que pedir a Estados Unidos la intervención militar unilateral y; después que se instaure un régimen de transición fuerte, mínimo de cuatro años, escogido sin elecciones populares que reforme y mínimo todo el estado venezolano para adecentar la nación hasta poner orden disciplina de nuevo al precio que sea necesario, caiga quien caiga.

Comentarios