*El arquitecto condenado a 58 años de prisión declaró vía teleconferencia en el juicio contra Francisco y Catalina Uribe Noguera.
Rafael Uribe Noguera declaró bajo la gravedad de juramento en el juicio que se adelanta en contra de sus hermanos, Francisco y Catalina por los hechos que rodearon el presunto encubrimiento del secuestro de la niña Yuliana Samboní, el 4 de diciembre de 2016.
Desde la cárcel de máxima seguridad de Valledupar, el arquitecto de profesión señaló que cuando su hermana se comunicó con él para preguntarle dónde estaba, él le manifestó que estaba en la casa de una amiga.
Cuando se enteró que sus hermanos iban para su apartamento alzó y escondió el cuerpo de Yuliana y guardó toda la ropa de la menor. Igualmente intentó limpiar todos los rastros del aceite de cocina que le había untado en el cuerpo a la niña de siete años.
“Antes o después no recuerdo el orden exactamente cojo la ropa de ella y la escondo en la cisterna del baño principal del apartamento”, precisó en su declaración vía teleconferencia.
Pese a que su hermano Francisco le insistió en repetidas oportunidades que le abriera la puerta del apartamento, ubicado en el sexto piso del edificio Equus 66, él se negó.
En su declaración, Rafael Uribe asegura que estaba pensando tirarse del balcón para acabar con su vida. En ese momento seguía recibiendo varias llamadas de sus hermanos para que les permitiera el ingreso.
Cuando pidieron entrar al apartamento, Francisco y Catalina le preguntaron por la ubicación de la menor a lo que él les respondió que se había bajado de la camioneta en la Avenida Circunvalar. “Rece para que esa niña aparezca”, recuerda Rafael que le dijeron sus hermanos.
En el camino a la clínica Monserrat les reconoce a sus hermanos que la niña estaba muerta. “Él (en referencia a Francisco) empieza a llorar y me dice que me odia y que me voy a morir en una cárcel”.
Rafael Uribe Noguera fue sentenciado por el Tribunal Superior de Bogotá a 58 años de prisión por su responsabilidad en los delitos de feminicidio agravado, secuestro y abuso carnal agravado.
Se encentra privado de su libertad en la cárcel de máxima seguridad de ‘La Tramacúa’ en Valledupar.

Comenta aquí: