El 12 de octubre del 2012 el hoy senador por Santander y exgobernador de ese departamento, Richard Aguilar Villa, recibió alborozado el título Doctor Honoris Causa en Derecho Internacional Humanitario y Administración Pública otorgado por la Logos International University. Tal y como lo reseñó en el Periódico 15 de Bucaramanga el periodista Pastor Virviescas el título tenía un lema: “Religious Vocational Education” y, según el diploma entregado al hijo del General Aguilar, una dirección: “7950 NW 53rd Street Suiete 337, Miami, Florida 33166”.
La ceremonia se realizó en uno de los auditorios más reconocidos de Bucaramanga. Aguilar se unía a una larga lista de políticos que habían recibido la misma distinción como el actual presidente de la Dimayor, Jorge Enrique Vélez. Sin embargo, una investigación del periodista Germán Jiménez Morales publicada en el 2016 por el periódico El Colombiano comprobó que la Logos International University, presidida por Édgar Eduardo Prada Pradilla, pastor evangélico bumangués, no está reconocida por el Ministerio de Educación Nacional, ni tiene la capacidad de convalidar los títulos a sus egresados.
Inmediatamente personalidades como Jorge Enrique Vélez, entonces Superintendente de Notariado y Registro, procedió a devolver el título en medio de las burlas de todo el país. A Richard Aguilar no le quedó de otra que hacer lo mismo.
En octubre del 2017 el mismo pastor Prada Pradilla nombró a Hernán Gustavo Castro Alcarcel Rector honorífico de la entidad tal y como reza en esta resolución:


Gustavo Castro se dio a conocer en todo el país después de haber protagonizado un escándalo de proporciones mesopotámicas: golpeó e insultó a una periodista que trabajó para él en la Revista Congreso, de la que él es el director. Tras bambalinas Castro se tomaba fotos con políticos de talla mayor:

Con respecto a la Logos Interntional University, ya son más de 62 las personas que se han quedado sin el derecho a ejercer la carrera que pagaron. Con el escándalo de Castro, la Logos University vuelve a estar en el ojo del huracán y del Ministerio de Educación que le sigue el rastro desde hace más de tres año
*Tomado de las2orillas.co

Comenta aquí: