La Fiscalía General de la Nación determinó que la muerte de Fabio Legarda, ocurrida el pasado 7 de febrero en una vía de El Poblado en Medellín, se trató de un caso fortuito, y a la vez precluyó la investigación a favor del escolta Alberto Alarcón Ocampo.
Para los investigadores, Alarcón Ocampo disparó su arma en seis ocasiones, de las cuales cuatro impactaron a Jorge Hernán Ardila Valencia, otro a su presunto cómplice y el último, de manera infortunada, al cantante Legarda.
“Juez de #Medellín acogió argumentos de la #Fiscalía y precluyó investigación en favor del escolta Jesús Alberto Alarcón Ocampo en caso que investiga homicidio del cantante Fabio Andrés #Legarda Lizcano. Fiscalía demostró que se trató de un caso fortuito”, dice el texto publicado por la Fiscalía a través de su cuenta de Twitter.
La decisión se apoyó en videos de la escena de los hechos, informes técnicos de balística forense, declaraciones de testigos presenciales y unas 100 fotografías. Este material fue presentado por un fiscal de la unidad de vida que adelantó la investigación.
El cantante Legarda perdió la vida cuando se transportaba en un vehículo como pasajero y se presentó un intento de fleteo donde una de las balas lo alcanzó.

Comenta aquí: