La Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por 13 años al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus, por recibir $4.000 millones a cambio de mantener a un contratista como prestador de servicios de salud para pacientes con hemofilia en ese departamento.
En el sonado caso de corrupción Lyons aceptó ante la justicia haberse quedado con el 50% de estos recursos, y ahora no podrá volver a la vida pública y pagar cinco años de prisión.
En el caso del Cartel de la Hemofilia las autoridades constataron que Lyons y otros funcionarios hacían pasar por hemofílicas a personas que no tenían enfermedades, con el fin de fueran cancelados los servicios médicos por la supuesta atención brindada por pacientes.

Comenta aquí: