*“El superpuerto ofrece la posibilidad por el gran tamaño, -815 hectáreas-, de constituirse en un puerto de transbordo, en donde los grandes buques del mundo, con capacidad de 18.000 contenedores puedan llegar a Barranquilla, un punto estratégico para el desarrollo marítimo portuario y desde ahí redistribuir carga a otros países”.
El precandidato a la gobernación del Atlántico, Rodney Castro Gullo, visitó la redacción del Diario La Libertad y habló de uno de los temas más importantes que tiene que ver con nuestro departamento y su capital, Barranquilla.

Rodney Castro

Castro, quien se desempeñó en los últimos 4 años como gerente de la Sociedad Portuaria Bocas de Ceniza S.A. se refirió a lo que podría llamarse su gran apuesta, en caso de ser elegido Gobernador. Se trata del puerto de aguas profundas o como se le conoce, el Superpuerto.
“El Superpuerto por sí solo podría solucionar los problemas portuarios de Barranquilla”, dijo Castro y explicó que, “Sus 20 metros de profundidad contrastarían con los sufrimientos de los 8 o 9 metros que normalmente estamos acá en Barranquilla. Eso podría favorecer en una gran medida la salida y la entrada de mercancía para nuestro sector portuario, pero la idea es que podamos impactar el comercio desde el centro del país para poder ser eficientes realmente”, indicó.
Por otro lado expresó Castro Gullo, que “el Superpuerto ofrece la posibilidad por el gran tamaño, -estamos hablando de 815 hectáreas-, de constituirse en un puerto de transbordo, en donde los grandes buques del mundo, con capacidad de 18.000 contenedores puedan llegar a nuestra ciudad, que es un punto estratégico para el desarrollo marítimo portuario y desde ahí redistribuir carga a otros países”.
Caracetrísticas del Superpuerto
“El proyecto en sí es un proyecto de unas dimensiones muy grandes y ventajas muy importantes porque generaría 10.000 empleos entre directos e indirectos, movería una carga equivalente básicamente a tres veces la que maneja el puerto de Barranquilla”, declaró Rodney. Agregó que “el sector portuario de nuestra ciudad se manejaría solamente con el Superpuerto, pero tendríamos también una posibilidad de acaparar la carga internacional que circunde por nuestra zona geográfica de una manera también muy determinante”, señaló el precandidato. Añadió Castro que “adicional a esto, tendríamos la posibilidad de desarrollarnos como plataforma logística para lo que es el desarrollo ‘off shore’ porque, recuerden que las operaciones que se realicen mar adentro, van a necesitar embarcaciones con calado de alto nivel”, dijo.
Insistió Rodney Castro que con el Superpuerto “tendríamos la posibilidad de recibir buques gigantes que vendrían con la carga que puedan desarrollar mar adentro, o que simplemente vendrían para hacer el mantenimiento de las embarcaciones, además de cruceros, lo cual también generaría mucho empleo y oportunidades de progreso para nuestra gente aquí en el territorio; y esa es la meta nuestra, porque no solamente vamos a pasar de ser la puerta a Puerta de Oro de Colombia, sino del continente americano, porque sin duda alguna, con el Superpuerto estaríamos entre los diez puertos más importantes del mundo”.
Indicó además Castro que, “el empresario Christian Daes es uno de los dolientes número uno del puerto de aguas profundas, es uno de nuestros socios principales y está realmente muy entregado, con la idea fija de poder materializar este proyecto, pero no solamente para conveniencia de su ejercicio profesional, sino porque él entiende que nosotros en el departamento, necesitamos desarrollar nuestra vocación portuaria, nuestra vocación de hombre del río y de hombre del mar y qué mejor manera de hacerlo, que dándole la cara a nuestro río Magdalena y a nuestro mar a través de proyectos como el Superpuerto. Igualmente, ese ese es el sentir de don Manolo Del Dago, socio fundador de ese importante proyecto”.
Ventajas logísticas
Rodney Castro habló de otras ventajas que entregaría esta magna obra. “Con el Superpuerto funcionando, todas las grandes empresas de nuestra región, a las cuales hoy día les corresponde sacar su mercancía por diferentes puertos, van a terminar sacándolas por el Superpuerto, porque logística y geográficamente será mucho más eficiente y mucho más competitivo para ellas, aprovechar el río y aprovechar la condición del calado natural que tendríamos en el Superpuerto, ya que a 500 metros del mismo, tendríamos hasta 8.000 metros de profundidad y con un rompeolas bien direccionado, podríamos mandar toda la sedimentación al cañón submarino, lo cual debería impactar favorablemente a las playas de Puerto Colombia y Cartagena, porque la sedimentación iría direccionada al cañón submarino”.
Por otra parte, sostuvo Castro que, “con el Superpuerto operando, vamos a superar muchas dificultades del sector portuario de Barranquilla, partiendo de la base de que el Superpuerto contaría con una draga propia; entonces tendríamos la posibilidad de poner esa draga al servicio de nuestro sector portuario, para no seguir sufriendo con el tema del calado que tenemos nosotros acá. “Además que, con los 1.500 metros del rompeolas enviando la sedimentación hasta el cañón submarino, nuestras playas no estarán tan impactadas de troncos de madera, lo que está ocurriendo hoy día con Puerto Colombia por ejemplo”.
Ubicación
Rodney Castro explicó que el Superpuesto estará ubicado en el costado izquierdo del tajamar occidental, del lado del océano, pero ese proyecto tiene la doble condición de puerto fluvial y puerto marítimo. “Puerto fluvial para utilizar las barcazas con las que se pueda transportar la carga desde y hacia el interior del país y por el lado marítimo para poder recibir a los buques con capacidad de 18.000 contenedores por ejemplo. Del lado del océano tendríamos 815 hectáreas, de las cuales se intervendrían inicialmente 68. Es una de las obras más grandes e impactantes que se realizarían en muchísimo tiempo en el país”.
Insistió Castro que, “ya en el Superpuerto se han realizado varios estudios; recuerden ustedes que ese fue un proyecto que comenzó hace casi 10 años. Se le entregó a los socios a partir del segundo semestre del año 2012. Luego cambió de un proyecto de Carbón a un proyecto multipropósito que recibe todo tipo de cargas. O sea cargas de contenedores, carga general, granel líquido y granel sólido. El proyecto quedó revolucionado totalmente en su fisonomía y su vocación, pero además de todo, hoy podríamos decir que está listo para comenzar las obras de infraestructura básica, las cuales cuestan alrededor de 220 millones de dólares; el proyecto en su conjunto está tasado, de acuerdo a nuestro compromiso con Cormagdalena en alrededor de 870 millones de dólares y cada fase, que son cuatro, estarían con el rango de los 150 millones de dólares para el desarrollo; hay que determinar, de acuerdo a la pertinencia y la necesidad de los socios inversionistas si comenzamos con el líquido o comenzamos con contenedores, o con lo que ellos requieran, de acuerdo al apetito comercial que tengan”, concluyó.
#DIARIOLALIBERTAD

Comenta aquí: