Arroyo de la Felicidad, una promesa sin cumplir

0
548

El Alcalde Char hace dos días comunicó a los barranquilleros que ya había finalizado la canalización del arroyo La Felicidad. Sin embargo, no lo está en su totalidad, pues aún hay partes sin terminar.

Han pasado más de dos años y las obras de este sector de la ciudad de Barranquilla siguen atrasadas, y aunque la Alcaldía afirme lo contrario, los habitantes del sector piden que se informe por qué entregaron la obra si aún inconclusa.

El tramo que cubre desde la calle 63B con carrera 41, hasta la calle 48 con carrera 54, incluido el afluente de la calle 52 con carrera 38, ha tenido una demora, en conjunto con el barrio Recreo y Boston de aproximadamente dos años, lo que ha generado el descontento masivo de los habitantes de los alrededores y los usuarios que se transportan por estas vías claves de la ciudad.

La ciudadanía se encuentra molesta, pues la verdad es otra y no la que hace unos días el alcalde publicó.

Afortunadamente, el sector de Siete Bocas ya cuenta con la pavimentación y canalización terminada, según afirmó Char, pero aún hay partes del mismo sector que no están abiertas. El arroyo La felicidad contaba con mucho más, pues la 43 aún está cruda, incluso las calles continúan cerradas.

Aspectos de los trabajos en las obras de canalización.

“No entiendo por qué el alcalde entregó cuando todavía falta mucho más. Es cierto que hace poco abrieron un tramo, pero lo que sí es seguro es que desde la 59 hasta la 63 está cerrado todavía”, afirmó un habitante del barrio Boston.

Son muchas las quejas que se han presentado a causa de la demora que ha tenido esta obra, pues tenía un último plazo hasta el 30 de mayo que no se cumplió, ya que ha transcurrido este mes de junio sin terminar la obra y todavía falta por terminar Jardín Central -que va en la mitad de 7 Bocas-, sin dejar de un lado que la 43 aún está partida.

Sin embargo, es cierto que han abierto partes por la 63 y por la 60, para que los transeuntes que vienen de la 44 puedan pasar.

Los peatones se han vuelto recursivos para poder llegar a sus casas lo más rápido posible, bien sea metiéndose por lugares donde no esté la obra o cruzando las calles con demasiado tránsito vehicular debido al rompimiento de varios tramos. Es entendible que la obra es de vital importancia para la ciudad, pero todo tiene sus pro y sus contras. Claramente beneficiará a futuro a los barranquilleros, pues este es uno de los arroyos más peligrosos, pero, por otro lado, muchos locales se han visto afectados ya que no laboran por la canalización, sin dejar de un lado el peligro que hay porque las calles se encuentran solas, muy similar a la situación de la canalización del arroyo de la 21.

Estas situaciones son generadores de descontento social, ya los barranquilleros no tienen paciencia, y más ahora, pues lo prometido no se cumplió. Acabará el mes de junio y muchos saben que aún así faltará por terminar, lo cual podría demorar lo que resta del año.

Para nadie es un secreto que pronto vendrá la lluvia y muchos saben que este tipo de obras se realizan en tiempos secos.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios