Municipios, cuidado con sus deudas

0
310

Una realidad que no admite discusión es que la gran mayoría de los municipios de la región Caribe se encuentran soportando dificultades presupuestales, en algunos casos de incalculables proporciones, por lo que muchos de estos entes territoriales han llegado a una situación tan deficitaria que incluso se ha planteado la necesidad de que entren a la Ley 550 o de reestructuración de pasivos.
Son tan apremiantes los problemas económicos que padecen algunas municipalidades, que en el Departamento Nacional de Planeación se ha estudiado la posibilidad de intervenirlos, para subsanar esas deudas presupuestales.
Esta es una posibilidad analizada en varias ocasiones como una solución, para convertir en realidad muchos proyectos necesarios para sus comunidades, pero que debido a la precariedad de recursos de varios municipios, nunca será posible por la sencilla razón de que su capacidad de endeudamiento se encuentra copada desde hace muchos años. En general, los municipios de Colombia experimentaron un alivio a sus problemas económicos, con la implementación del sistema de transferencias, que mensualmente les gira la Nación, algunos lograron cambiar su nivel e incrementar sus posibilidades de soluciones en beneficio de sus habitantes, pero con el transcurrir de los años fueron cayendo paulatinamente a tal estado de estrechez económica, que no les ha sido posible acometer las obras de infraestructura necesarias ni cumplir con las obligaciones contraídas en cuanto a la cobertura de las necesidades básicas insatisfechas de sus comunidades. En el caso particular del departamento del Atlántico, en los últimos seis años todos sus municipios acumulan abultadas deudas.
Este altísimo déficit de muchos municipios costeños por concepto de intereses corrientes y moratorios, honorarios de abogados y costas judiciales, se ha convertido con el transcurrir del tiempo, en un impagable pasivo, representado en demandas ejecutivas que como es lógico suponer, afectan el normal funcionamiento de cualquier municipio, lo cual trae como consecuencia una inevitable disminución en el aspecto de la inversión.
Sin lugar a dudas, uno de los problemas que continúa incidiendo en la actual situación de los municipios, lo constituye el hecho de que la mayoría están catalogados como incipientes en lo referente a la recaudación de recursos propios, hasta el punto que a estos no les alcanza siquiera para cumplir con una tercera parte de los compromisos adquiridos, incluso, muchos se quedan cortos en lo que respecta al cubrimiento de sus gastos de funcionamiento.
Ante una situación de este tenor se hace imposible que un municipio pueda sobrevivir presupuestalmente, es un fenómeno negativo que desde luego incide en la buena marcha de un ente de esta naturaleza.
Según informes conocidos por LA LIBERTAD, en los últimos meses la gestión de recaudo ha experimentado un leve incremento en varios municipios de esta sección del país, pero aún no les alcanza para equilibrarlos frente a los gastos, generándose una alta dependencia de los recursos transferidos por la Nación, que es en realidad con lo único que pueden contar al momento de realizar un balance.
Otro aspecto que puede estar influyendo en el comentado fenómeno, es el hecho de que los municipios no financian el déficit de las vigencias anteriores, no incluyéndolos en los presupuestos actuales ni futuros, convirtiéndose este hecho en una consecuencia que desemboca en el acrecentamiento de su crisis financiera.

Comentarios