Sin JEP no hay Paraíso, dice alemán con nombre de senegalés

0
428
Alfonso Camerano Fuentes.

Se llama Kai Ambos y no toca conga en un grupo de música africana senegalés.

Es el jurista Alemán, magistrado del Tribunal Especial para Kosovo y profesor de la Universidad de Gotinga, entrevistado por El Tiempo..

Aborda Kai Ambos el análisis de la JEP en cuanto a la decisión de no darle vía libre a la extradición de Jesús Santrich fundada en el indictmen de un fiscal de los EE.UU., sin contenido probatorio alguno, que hubiera permitido una evaluación seria de las razones genéricas invocadas sucintamente por el funcionario estadounidense.

Dice Ambos que aún estando esa decisión apelada y en espera de un fallo de segunda instancia, y además, soportada sobre la ilegalidad de la prueba obtenida por agentes de la Policia Judicial de los EE.UU., sin autorización judicial colombiana, no paran los insultos políticos de sus detractores..

Reconoce Ambos la no existencia de reciprocidad en la extradición de nacionales de EE.UU. a Colombia, prácticamente nulas.

Admite la falencia normativa de la JEP, sostenida, hasta ahora, solo con las de rango constitucional, pero sin Ley Estatutaria, dada la dilación impuesta por las objeciones presidenciales, y de remate, sin normas de procedimiento, funcionando, hasta ahora, sin sede propia.

Ubica, sin equívocos, el origen político -no jurídico, que bien podría hacerla mejorar-, de las críticas tendientes a eliminarla.

Informa Kai Ambos el dato de encontrarse el mayor número de beneficiados con libertad condicional por la JEP en los miembros de las Fuerza Publica, muy por encima de los ex guerrilleros de las FARC.

Para “mandacallar” la JEP ha ordenado la revocatoria de libertad a alias “El Paisa”, que hizo parte del grupo de negociadores de esa organización en La Habana.

Sigue siendo la obtención de la Verdad, a través de la Jurisdicción Especial de Paz, la mejor recompensa social a las víctimas, a sabiendas, la sociedad civil, de no pasar todavía por su cedazo, todos y cada uno de los hechos atroces de la guerra.

Dice Ambos, que ni siquiera Alemania o Francia o España, logran el juzgamiento de todas las conductas punibles originadas de sus conflictos sociales.

Y para aquellos que reclaman más juicios a conductas en la impunidad, considera el profesor Kai, se necesitaría una inversión por parte del Estado, diez veces mayor, para crear no una sino diez o más Jurisdicciones Especiales de Paz, sin someterla a tanto debate político pernicioso e inerte, como el que enfrenta el país.

El profesor Alemán Kai Ambos, no toca conga, pero sí canta la cartilla.

Comentarios