Seguidores del gobierno de Daniel Ortega atacaron con piedras y botellas la catedral de León

0
230

Escoltados por la Policía orteguistas una turba sandinista atacó con piedras y botellas la Catedral de León, donde feligreses y ex presos políticos participaban en una misa en homenaje a Sandor Dolmus, el monaguillo asesinado hace un año en un ataque paramilitar y policial en esa ciudad.

Al finalizar la misa, que fue presidida por el obispo Bosco Vivas, un grupo de simpatizantes orteguistas aumentó el hostigamiento y atacaron con piedras, tiradoras y botellas la Catedral, dejando varios heridos, algunos de los cuales se desmayaron ante el terror desatado por las turbas.

Desde horas antes de que comenzara la misa, los orteguistas habían montado una tarima afuera del templo, desde donde hicieron sonar la canción “el comandante se queda”.

Además, decenas de camionetas cargadas con agentes policiales y antimotines de la Policía Orteguista se tomaron la zona, pero se quedaron solo como espectadores cuando las turbas comenzaron a agredir a los feligreses.

Producto del ataque, una señora que participaba de la misa se desmayó asustada por la brutal agresión orteguista, siendo atendida por Chester Navarrete, el paramédico y reo político excarcelado de Masaya.

Durante el ataque, las puertas de la iglesia fueron cerradas para evitar que las turbas ingresaran. “No están respetando el dolor de la madre de Sandor Dolmus”, dijo el preso político liberado Nahiroby Olivas.

Los fanáticos orteguistas mantuvieron rodeada la Catedral y desde afuera insultaban a los feligreses, algunos de los cuales exigían en el interior del templo justicia para Dolmus.

#DIARIOLALIBERTAD

Comentarios