La tarea política de los alternativos

0
286

Los teóricos politicos Raúl Zibechi, uruguayo; Bonaventura de Sousa Santos, portugués; y John Holloway, irlandés-mexicano; convergen conceptualmente en la importantica que revisten los “Movimientos Sociales Alternativos” se apoyan en los movimientos indigenistas, ecologistas y feministas u otros; el tipo de transformaciones implica la construcción o el cambio sociopolítico, para poder lograr las mutaciones sociopolíticas que plantean. Lo alternativo en la política comienza porque los gobiernos a lo que aspiran sean distintos en su orientación general a los gobiernos anteriores; en esencia deben ser democrático en todas sus expresiones, dado que nace de la voluntad de la determinación conjunta de todos los sectores que se denominan en la práctica alternativos.

Un programa de gobierno alternativo se caracteriza en el cómo asumir una responsabilidad social ciudadana fundante sobre principios como: el respeto a las diferencias, actuar con tolerancia, la honestidad, participación y decisión, solidaridad, otredad; asimiladas en forma endógena y exógena y cimentadas en el esfuerzo político administrativo. La dignidad no es algo que pertenece al ser personal tampoco algo que dependa de actos, sino que se concibe como una una noción que se adscribe a un ser. Un ser individual adquiere en sí y por si la calidad de societario del género humano; lo social hay que mirarlo como un sujeto de transformación que redunde en las mayorías sociales y populares.

La tarea de los movimientos o sectores alternativos es estudiar a la opinión publica de manera objetiva y razonable si es que logran internalizar y visionar aprehender; para ello la tarea política es elegir los problemas que demanda la ciudadanía, escribir las soluciones que los nuevos sectores aspiran resolver los mismos problemas. La tarea política de los sectores, partidos y movimientos alternativos es trascendental; deben de apropiarse por conocer las historias o enseñanzas en el accionar alternativo y cómo se expresan estas en la sociedad en la que vive, la del partido que hasta ahora integran, la del gobierno en el ejercicio, la propia de los sectores alternativos que surgen; además el diseño de una imagen corporativa y mercadológica, planificar la comunicación, presupuestar toda la operativa política hacia el futuro; sumado a ellos nos preguntamos ¿Cómo aspiran estos sectores a ser alternativos en: Educación, Competividad, Desarrollo Infraestructural, Seguridad Alimentaria, Movilidad, y en la Lucha Contra la Corrupción, Etc.”

La teoría accionalista de Touraine y Melucci plantea tres tipos de movimientos: a) restauradores o fundamentalistas: son los que pretenden reconstruir o volver a un pasado que consideran mejor; en el terreno ético-religioso o político; b) defensivos y reivindicativos cuando implican iniciativas grupales para obtener la atención de una demanda o corregir y ajustar el sistema económico o político; c) transformadores o alternativos que se proponen modificar las relaciones sociales de dominación y aspiran a establecer cambios radicales en la estructura socioeconómica y en el régimen político e instaurar un orden social nuevo con prácticas innovadoras, es decir, constructoras de realidades inéditas tanto en el terreno social y económico como en el cultural y político.

En las obras de Sousa Santos, Holloway y Zibechi se encuentran numerosas referencias de los distintos movimientos. Para precisar las características y especificidad de estos movimientos alternativos, es importante referenciar cuatro rasgos que éstos comparten y se definen como: autónomos, plurales, propositivos y anti-sistémicos. Finalmente abordare algunas variables sobre la transformación del sistema de valores. Según Castells, los movimientos alternativos “no buscan tomar el poder sino producir cambios en la mente de la gente”. Aspiran a transformar la sociedad mediante la mutación de valores o el cambio de mentalidad como un imperativo intercultural. “Tenemos el derecho a ser iguales cuando esa diferencia nos interioriza; tenemos derecho a ser diferentes cuando la igualdad nos descaracteriza”.

En el caso de los movimientos alternativos, Sousa Santos plantea dos principios orientadores de su acción: 1) Las deficiencias en la cultura o en la política propia pueden ser parcialmente superadas con las contribuciones de otras culturas o políticas, y 2) La traducción recíproca tiene como objeto consolidar alianzas y construir acciones políticas inter-movimientos. Sousa Santos define este proceso como el paso de un movimiento a una “convergencia de movimientos” o la emergencia de un movimiento convergente.

Los Movimientos Alternativos trazan sus objetivos como son: la comprensión, la confianza recíproca y la promoción de acciones políticas conjuntas. Les corresponde a quienes se den la tarea política de reflexionar sobre la política y la concepción de los movimientos alternativos encauzar programas de gobiernos para Barranquilla y el departamento del Atlántico: lo primero que hay que hacer es armonizar las relaciones Inter partidos, inter-movimientos, y que sean ellos los que decidan y no las personas, aprendan a madurar las relaciones interpersonales, respetarse mutuamente; si es que su presupuesto político al concluir las elecciones del 27 de octubre los sitúan a gobernar y a ejercer el control politico en las instancias corporativas que respondan a las demandas y necesidades de la ciudadanía; solo así “SOMOS ALTERNATIVOS”. Repensemos a Barranquilla.

Suscríbete a mi página web: www.agorararazon.com

Comentarios