Los extremos se tocan: Exparamilitar Báez reconoce grandeza a las FARC

0
340
Alfonso Camerano Fuentes.

Más con sabiduría que con resentimiento, después de habérsele impuesto 10 años de encierro, habló por estos medios cibernéticos, contestando a la periodista Vicky Davila, quien se hizo llamar en las filas de la estructura paramilitar con el nombre de Ernesto Báez.

Explicó, sin agitarse, verdades que sólo han defendido hasta ahora los protagonistas del Acuerdo de Paz y los partidos comprometidos con la defensa de este nuevo Contrato Social.

Dijo Báez: “Las FARC no fueron derrotadas militarmente…” y solo quienes han vivido la Guerra -y se incluye él- saben de la dimensión histórica de ese paso trascendental a La Paz en “un país donde es más fácil conseguir un fusil que entregarlo”.

Reconoce que hace 10 años no se hubiera explicado el encarcelamiento de los paramilitares -como estuvo el propio Báez- sin la privación de la libertad a los entonces apresados por el estado a la guerrilla, entre esos, Rodrigo Granda, pero que hoy, esa opción no aplica a las FARC, insistiendo en valorar su determinación definitiva de abandonar las armas.

Recuerda a Vicky Davila, su entrevistadora, la coincidencia de la época de su desmovilización, cuando los paramilitares gozaban de mayoría en el Congreso de la República y tenían tomado el Poder Político local, hecho que tiene, por igual, un lugar en la historia.

Como ninguno, explica -y se justifica Ernesto Báez-, sin tirársela de ser “más papista que el Papa”, como quienes hoy alzan la voz desde el Congreso, el por qué de la presencia de los exguerrilleros en el escenario institucional.

Sabe que ese hecho histórico de construir La Paz les será reconocido, a la larga, por mucho que vociferen sus detractores.

Los extremos se tocan, a veces, con acierto.

Comentarios