S.O.S. piden los estudiantes de San José de Campo Lajas

0
123

Observando el noticiero de la noche del viernes 31 de mayo, me impactó, hasta me dio dolor y escalofrío, ver a varios niños entre seis y ocho años movilizándose, para ir al colegio, arriesgando sus vidas, algunos tienen que cruzar un río a través de un puente destartalado de madera y otros lo hacían en una improvisada canoa formada por troncos pegados en forma artesanal, esto ocurre todos los días durante casi 11 meses, cruzando el río de la región para llegar a la escuela además de la fuerza de las aguas del afluente hay enormes caimanes como se vio en la TV, lo que pone en peligro la vida de los infantes que se aferran en el piso del medio artesanal de transporte para no caer a las aguas peligrosas, reflejando en su cara el miedo e impotencia en apenas unas criaturas que no superan los diez años. ¡Es inconcebible que en pleno siglo XXI ocurra estas pericias en unos infantes para ir a recibir un derecho constitucional el cual es: la educación básica! ¿Podrían ustedes apreciados lectores, colocarse en el lugar de estos infantes, cruzando un río infectado de caimanes, todos los días del año, sobre una balsa rudimentaria y de un puente semidestruido? Todo esto ocurre en una vereda llamada San José de Campo Lajas, a orillas del río Nuevo Presidente afluente del Catatumbo en Norte de Santander. Es muy grave y desalentador que el Estado haya hecho omiso la petición de padres de familia, docentes y el personero de la región desde el año 2016 para construir el nuevo puente que hace falta. Todos los colombianos nos preguntamos ¿Para construir esta infraestructura que a la postre salvaría la vida de unos niños, hay que cursar una acción de tutela?
Dos años después de hacer tantas imploraciones a partir de tutelas por parte de todo el municipio, el caso llegó a la Corte Constitucional en el 2018 que al evaluarla determinó que no se estaba garantizando el derecho a la educación de estos niños. Hoy el resultado es completamente negativo, según lo que observé en el noticiero la construcción del puente no se ha iniciado, lo que si sobresale en la filmación son los temibles caimanes que se zambullen al río tras sentir el chapuceo de los remos al contacto con las aguas dándose por enterado que ya los infantes están rumbo a su escuela, como quien dice estos enormes reptiles están a la espera de que uno de los estudiantes caiga al agua. Estas impactantes imágenes que vi en la TV obligan una respuesta del Estado inmediata, sobre todo la Gobernación de Norte de Santander, porque los niños lo necesitan urgentemente
¿Es que hay que esperar un fatal accidente, Dios quiera que no ocurra, para que el Gobierno proceda a la construcción del nuevo puente? ¡Qué horror!
Como si fuera poco esta población, además han tenido que sufrir la violencia del sector, donde organizaciones armadas ilegales como el ELN, el EPL y las disidencias de las Farc se disputan el control territorial y las rutas del narcotráfico y contrabando. Encima y de e acuerdo con El Tiempo, la vereda no cuenta con servicios públicos, usan lámparas de gas para tener luz y mangueras para obtener agua. La mayoría de sus habitantes son víctimas del conflicto, a las que no han reparado, y muchos viven de las matas de coca porque no tienen otra actividad económica que les sirva de sustento aparte de la pesca. Mientras tanto nuestro presidente se ocupa de los problemas de Venezuela y de estar pendiente de las objeciones que su partido quiere colocarle al proceso de paz, señor presidente preocúpese más bien en administrar al país, tenemos mucho que hacer, en materia de salud, educación, desempleo, miseria, problemas con el medio ambiente, de inseguridad, de las pensiones de los jubilados que cada treinta días son más pobres. ¿Qué pasó con el desmonte del doce por ciento para los pensionados en el rubro de salud? nos preguntamos los jubilados, esto hace que la brecha de la desigualdad social se abra cada día más,
¡Presidente Duque, acuérdese del SOS de los niños de San José de Campo Lajas!

Comentarios