Macabro: Envenenó a su marido y luego intentó suicidarse cortándose el cuello en La Manga

0
2099
En esta vivienda del barrio La Manga fue hallado sin vida Jorge Enrique Ahumada Navarro. Foto: Alba Fontalvo Egea.

Costernados. Así se encuentran los vecinos del barrio La Manga tras el trágico suceso del que fueron testigos en la mañana de este martes.

Una ayudante de una tienda ubicada en la diagonal 77 con carrera 15B de ese vecindario, llegó hasta su lugar de trabajo muy temprano, pero al abrir la estera del negocio se encontró con una fatal sorpresa: sus patrones estaban tendidos sobre la cama con signos de sangre y violencia.

Sorprendida, fue de inmediato a corroborar lo impensable. Uno de ellos era Jorge Enrique Ahumada Navarro, de 57 años, su jefe, quien al momento del hallazgo lo encontró muerto en un charco de sangre, y a su esposa, Irma Barrios Villalba, de 50, quien tenía una herida en el cuello al parecer producida con un arma blanca.

CAMINO La Manga, hasta donde fue traslada Irma Barrios Villalba.

Según testigos del sector, la tragedia se produjo porque la pareja venía sosteniendo una fuerte discusión desde anoche. Al parecer, según la versión de los moradores, llevada por la rabia Irma le habría dado a su esposo un insecticida, y luego se habría intentado suicidar produciéndose heridas de gravedad con un cuchillo en el cuello.

Se conoció que la mujer era cristiana y llevaba varios años de casada con Ahumada Navarro, quien desde hace varios años vivía de la rentabilidad de su negocio, donde comercializaban gaseosas y otros productos.

Hasta el lugar llegaron varios efectivos de la Policía Metropolitana quienes se encuentran adelantando labores de inteligencia para establecer las causas de este extraño hecho de sangre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotos: Alba Fontalvo Egea. 

Discusiones eran recurrentes

Desde varios hace meses, Jorge Rafael Navarro y su esposa Irma Barrios venían sosteniendo serios altercados, y casi nunca se ponían de acuerdo en sus peleas, por lo que por días incluso dejaban de cruzarse palabras.

Eran dueños de una pequeña tienda que funcionaba en el cuarto principal y una de esas fuertes peleas la sostuvieron el lunes por la noche. La información que se tiene por parte de las autoridades es que la pareja se enfrentó y parece que a la medianoche Irma le habría suministrado un veneno a su marido, el cual se lo combinó en un jugo de mango.

Acto seguido, ella también ingirió algo del mismo, al tiempo que tomó una hoja de afeitar para intentar suicidarse causándose la ya mencionada lesión en el cuello.

Como la pareja estaba sola en la vivienda, el hombre, quien había ingerido todo el vaso, prácticamente se envenenó al no poder pedir auxilio, muriendo en otro de los cuartos de la residencia, mientras que su mujer, también afectada por el insecticida, del cual no se sabe el producto, quedó moribunda sentada en una mecedora con la herida en el cuello.

Llega la empleada

Una joven que tiene por nombre Yesica y quien parece trabajaba con la pareja en la atención del negocio llegó a la casa y al abrir la puerta se encontró con una persona muerta y la otra gravemente afectada por el veneno y la herida en el cuello.

La mujer salió a la calle y lo primero que hizo fue pedir auxilio a los vecinos y avisarlos de lo que había sucedido. Como vieron que el hombre ya estaba muerto con abundante espuma en la boca y ella todavía estaba con signos vitales, pese al consumo del veneno y la herida en el cuello, los moradores le ayudaron a auxiliar a su jefe y la trasladaron al PASO La Manga, donde según el parte médico su estado es de pronóstico reservado.

Se conoció además que este martes en la tarde se estudiaba la posibilidad de remitirla a la Clínica Adelita de Char de Barranquilla.

Lo que comentan los vecinos

Algunos vecinos comentaron que la pareja tenía varios años de estar conviviendo, pero que notaban que con frecuencia entre ellos existían algunos malos entendidos que se convertían en constantes peleas.

Dijeron, sin embargo, que eran buenas personas, ya que en el negocio eran bien atendidos con la gentileza que siempre los caracterizaba.

Personal del grupo de vida de la Sijin se encuentra al frente de la investigación para el esclarecimiento de los hechos.

La inspección del cadáver la adelantó personal de la Unidad Móvil Criminalística de la Policía Judicial.

Comentarios