Iban a atentar contra hombre, éste se defiende y mata a los dos sicarios en Sabanalarga

0
52665
Como Arnaldo Andrés Rocha Hernández, de 28 años de edad y Jesús David Ávila Barraza, conocido con el alias de ‘El Pirry, fueron identificados los dos supuestos sicarios que resultaron muertos en el atentado.

Un nuevo hecho de sangre ocurrió pasadas las 4 de la tarde en Sabanalarga. Dos hombres que presuntamente iban atentar contra un hombre, resultaron muertos por quien pudo haber sido su víctima.

El trágico insuceso ocurrió en el barrio Santa Rosa del señalado municipio del centro del departamento del Atlántico.

Testigos dijeron que los presuntos sicarios llegaron con el propósito de asesinar a un hombre pero éste les salió como dice el dicho: ‘general’, y en un santiamén dio de baja a quienes iban a ser su verdugo, es decir, a los dos presuntos sicarios.

Los supuestos sicarios quedaron tendidos en una vía sin pavimentar.

Identificados

Los supuestos delincuentes fueron identificados por las autoridades como Arnaldo Andrés Rocha Hernández, de 28 años de edad. Rocha Hernández presentaba un impacto con arma de fuego a la altura del tórax.
Su acompañante respondía al nombre de Jesús David Ávila Barraza, conocido con el alias de ‘El Pirry’, de 22 años, quien presentaba un impacto de arma de fuego en la espalda.

Uno vestía pantaloneta azul y buzo gris con azul, así como zapatos deportivos blancos.

La otra víctima vestía pantalón oscuro, suéter azul y gorra con zapatos negro.

Una motocicleta es una Bóxer de color negro, de placas MOF 77E, en la cual se movilizaban quedó a un lado de uno de los occiso.

Las autoridades investigan para tratar de establecer qué fue lo que pasó a ciencia cierta; si se trató realmente de un atentado donde la víctima se defiende o si la acción estuvo motivada por otro tipo de hecho, como un posible atraco.

La persona que se defendió de los atacantes resultó herido y fue identificado como Douglas Pérez Ortega, oriundo de la población de Santa Catalina, Bolívar, quien recibió una herida a la altura del cuello y fue trasladada a un centro hospitalario de la población.

Testigos señalaron que la confusión se apoderó de la escena de sangre, pues muchos no sabían qué estaba ocurriendo, solo escucharon las detonaciones de las armas.

La gente empezó arremolinarse para observar lo ocurrido una vez cesaron las detonaciones.

La ciudadanía sabanalarguera se encuentra preocupada con los hechos de sangre que en los últimos meses se han venido registrando en esa ciudad del Atlántico, la cual pasó de ser un remanso de paz a una población insegura.

#DIARIOLALIBERTAD

 

Comentarios