Reflexión dominical/“Reciban el Espíritu Santo”

257

Paz y Bien en el Señor

Hoy es el domingo que nos revitaliza, nos llena de emoción frente a los Dones y Carismas que el Señor nos regala ¿a cuál te apuntas??, ¿cuál necesitas más para tu vida y para tu familia??, mira con atención y frente a tu vida comienza a responder las preguntas que te ha formulado.

En Pentecostés se renueva la Alianza de Dios con su pueblo, es decir que nunca nos abandona y además nos da todas las ayudas necesarias para fortalecer nuestra vida de fe, iniciando con los 7 sacramentos y seguidamente hoy nos regala estos preciosos Dones del Espíritu Santo para convertirnos en eficaces seguidores de su palabra en todos los rincones de este mundo que urge de la presencia amorosa y misericordia de Dios ante tanta amragura, injusticia y superficialidad de vida.
En Hechos 2,1-11 primera lectura de hoy expresa: “cada uno oyeron las maravillas de Dios en su propia lengua”; Dios quiere comunicarse con nosotros, nos habla desde su presencia transformadora con la fuerza del Espíritu Santo. Pentecostés es un buen momento para sintonizarnos con Dios, abrir los oídos del alma para que esta palabra anime la fe, renueve tu vida y definitivamente iniciemos un camino de conversión al Señor.

En el Salmo 103 “Bendice alma mía al Señor, Dios mío que grande eres, envías tu Espíritu y renuevas la faz de la tierra”. Hoy la invitación es dejar todo aquello que envejece la fe, que se ha quedado inmóvil, estática y que se ha quedado encerrada en los templos, hoy la fe tiene que llevarse a la casa, al trabajo, tal como decía el Papa Francisco:” Callejear la fe”.
En el Evangelio de hoy Juan 20,19-23; Desde nuestro Bautismo, todos sin distinción, estamos llamados a congregarnos, a formar comunidad y este mandato de salvación está abierto a la vivencia de Iglesias abiertas a la acción del Espíritu Santo y ninguna podrá autoproclamarse como la única y exclusiva de Cristo, ya que el Espíritu de Dios sopla donde quiera y como quiera.
Les deseo un feliz y renovado Pentecostés. ¿Ya escogiste que Don del Espíritu Santo vas a pedir para tu vida personal y familiar? No te olvides, aprovecha esta fiesta tan importante para nuestra fe.

Comentarios