‘Jorge Vélez mordió la mano a quien le dio de comer y se aprovechó de la indefensión de la víctima’: Fiscalía

0
1876
Jorge Eliécer Vélez Amador fue enviado a la cárcel.

Cuando el Fiscal Segundo Especializado Elkin José Chiquillo, durante la realización de las audiencias preliminares contra Jorge Eliécer Vélez Amador, como el autor material del crimen y desmembramiento de su tía Aracelis del Socorro Amador García, en hechos ocurridos el viernes al interior del apartamento 304 del edificio Lisboa, ubicado en la calle 94 con carrera 56 del barrio Riomar, expuso de manera detallada la forma cómo el imputado actuó y planeó todo, y la serie de pruebas con las cuales el ente acusador contaba, dejó en claro que el sindicado sabía lo que estaba haciendo.

Que muy a pesar de tratarse de una mujer como lo dijo la Fiscalía: “de una persona en un completo estado de indefensión”, esto no fue impedimento alguno para que Vélez Amador mordiera la mano a quien le dio de comer.

Y es que Aracelis del Socorro Amador García, era una mujer de un gran corazón. Quería mucho a su sobrino por lo que no dudó en ningún momento en tenderle la mano cuando supo por el mal momento económico por el cual atravesaba.

Las palabras de arrepentimiento manifestadas por el sindicado al momento de aceptar la autoría del atroz crimen, contrarrestaron totalmente con lo manifestado por el Fiscal Chiquillo, quien indicó que “Estamos ante un comportamiento evidentemente doloso. En este caso la persona sabía lo que estaba haciendo, actuó de manera premeditada, se aprovechó de las condiciones de indefensión de la víctima. Estaba sola, vivía así. De tal manera que poco resistencia podía ofrecer a una persona corpulenta. De allí que incurran las circunstancias de agravación punitiva. Siendo su tía, tenia el deber de protegerla y lógicamente no debió actuar de esa manera. Estamos frente a una conducta grave en extremo no solamente en cuanto a su naturaleza sino en cuanto a su modalidad”.

Jorge Eliécer Vélez Amador, adquirió, según el relato de la Fiscalìa, los elementos con los que mató y desmembró a su tía Aracelis del Socorro Amador de García, en una ferretería ubicada en la carrera 38 con calle 57, representados en una cegueta, martillo de ule, guantes de poliestireno, bolsas negras, justo el día anterior a los terribles hechos.

Con la intención de deshacerse del cadáver de su tía, Vélez Amador procedió a desmembrarlo.

Como se conoció de manera oportuna, luego de guardar los restos en las bolsas negras, Vélez los llevó a una tienda ubicada muy cerca de su casa, donde le pidió el favor a la dueña que se lo guardara en un refrigerador.

Dentro del material probatorio con el que contaba la Fiscalía para sacar adelante la acusación contra Vélez Amador, están la entrevista que rindió la administradora de la tienda ubicada en la calle 56 No 42-02, barrio El Recreo.

Esta persona da cuenta en la entrevista que rindió que en efecto conoce al procesado desde hace aproximadamente dos años y confirma que fue él que llevó a ese lugar las extremidades.

“Tenemos también la entrevista que rindió el guarda de seguridad que labora en el conjunto residencial donde vivía la víctima quien da cuenta que llegó a las 4:20 de la tarde a su trabajo cuando se percató de un vehículo carro Toyota, vidrios polarizados. Dijo que había visto subir y bajar varias veces al sobrino de la señora Araceli llevando varias bolsas en la mano y que se había ido en el vehículo. Tenemos un acta de registro voluntario que se llevó a cabo en la residencia del indiciado y se logró ubicar en ese lugar la vestimenta que usaba la víctima el día de los hechos. Se hallaron el pantalón, el jean, los zapatos, medias, pero lo más trascendental es que se pueden advertir que en la camiseta como en el jean manchas rojizas que nos permiten presumir que podrían ser sangre”, expuso la Fiscalía durante su intervención en las audiencias preliminares contra Jorge Vélez Amador.

“Se sentía aprisionado por sus deudas”

Alejandro Vargas Barrios, abogado defensor de Jorge Eliécer Vélez Amador, al tener el turno para su intervención en las audiencias preliminares, llevadas a cabo el sábado en la sala numero 13 del Centro de Servicios Judiciales, señaló que su defendido le había manifestado que “se sentía aprisionado por sus deudas” y que “se había dejado llevar por la avaricia”.

Vélez Amador fue asegurado en la Penitenciaría El Bosque y en los próximos días deberá asistir a una audiencia de verificación de allanamiento ante un juez de conocimiento, encargado de imponer la pena a cumplir.

Comentarios