Junior ganó al Pasto y acaricia la novena estrella

0
570

En un marco espectacular. Digno de una final Junior de Barranquilla hizo respetar su casa y derrotó por la mínima diferencia a un equipo pastuso que vendió cara la derrota. El único gol del encuentro fue obra del argentino Fabián Sambueza.

Fotos: Saturvas

Como es habitual desde el arranque los tiburones tomaron el control de la pelota y prácticamente no cedieron el esférico al elenco pastuso que mostró su filosofía de primero defender y luego intentar buscar generar cualquier contragolpe sobre el arco contrario.

Con la intención de ir al ataque; pero sin encontrar mayores opciones salvo un remate dentro del área de James Sánchez y un cabezazo de Michael Rangel promediando la primera media hora de juego se observó un encuentro poco emocionante como se esperaba para una final del rentado nacional.

Sobre los 33′ se generó el primer reto arbitral para el juez central Andrés García del Quindío, quien no sancionó un penalti sobre Freddy Hinestroza, quien se internaba peligrosamente en el borde del área visitante.
Con un deslucido 0-0 finalizó la primera mitad en el estadio Metropolitano que espera mayores emociones para la segunda mitad.

Comenzando la etapa complementaria el entrenador rojiblanco Julio Comesaña, cambio el módulo táctico dándole pasó a Fabián Sambueza, quien ingresó por un Michael Rangel, que se vio tímido ante una defensa fuerte del Pasto. También le dio paso a Sebastián Hernandez por James Sánchez, quien nunca pudo mostrar su buen fútbol a lo largo de los 57 minutos queda tuvo en cancha.

El encuentro estaba enredado para los tiburones; los dirigidos por Alexis García se defendían bien y prácticamente cortaron los circuitos ofensivos de un Junior que nunca desistió en la apertura en el marcador y que encontraría la llave del gol a los 65′ con un remate en el borde del área del recién ingresado Sambueza, que desató la alegría en la parcial local que comenzaba a perder la calma en el emblemático estadio Metropolitano que estaba lleno en su totalidad.
A partir de allí el vigente campeón colombiano generó más ocasiones que le pidieron permitir aumentar la cuenta pero las buenas intervenciones del canserbero Neto Volpi, mantuvieron vivas las esperanzas de un empate visitante que nunca se dio.

Con el 1-0 definitivo Junior pegó primero en la final del fútbol colombiano y lleva una ventaja que tendrá que aguantar o aumentar en el juego de vuelta ante Deportivo Pasto, que no podrá jugar en su fortín el Municipal de Ipiales, por decisión de la Dimayor.

Comentarios