Barranquilla toda es La Casa de Papel

0
2285
Alfonso Camerano Fuentes.

El viernes nos acostamos con la bomba “Aida” que todavía no estalla porque hay expertos en desactivar el mecanismo de estos explosivos sofisticados, los que controlan el desmadre, aunque más de un desastre ha ocurrido al menor descuido… Casos se han visto.

Ayer martes le dieron duro en el Congreso de la República a la Triple A de Barranquilla, toda una Perla para una serie de Netflix.

El pelotazo de más de $250 mil millones es una cifra que haría desmoronar cualquier imperio, pero eso no aplica en la dinámica de Barranquilla.

La ciudad está enseñada a convivir con el delito, casi que se convierte en un tema de chistes de salón la aceptación de cargos y las sentencias anticipadas de la Fiscalía.

Hace rato la ciudad aceptó al uñilargo “gente bien”, es decir, socio del Country, egresado de una excelente Universidad privada, o que haga parte de los gremios económicos.

Eso sí, que no sea negro o “corroncho”, o algo peor, “pobre”… y ahora rico, recién posicionado en las paginas sociales, porque de él no queda nada.

Es una ciudad postrada al capital, venga de donde venga, con o sin abolengo.

Aquella primera acumulación de industriales y comerciantes judíos sefarditas venidos de Aruba y Curazao, o cartageneros asentados desde principios de siglo, o samarios y cienagueros “culo zungo”, o árabes finos y labio marrón, o chinos de hortaliza y restaurantes, o italianos de joyerías y arquitectura, o alemanes y gringos de la aviación, no importa de donde sacaron ese billete, historia que nadie cuenta, todos, con sus bancos, que hicieron emporios con los textiles, la cerveza, los químicos, las gaseosas, los hidro y aeropuertos, no son los ricos de hoy, o a lo mejor sí.

El contrabando, el saqueo al Estado o el narcotráfico siempre le impusieron a la Barranquilla de antes y a la actual nuevos ídolos; muchos de los de ahora, los de 70 años para acá, que arrancaron “de abajo”, con cana en Yunai, o caídos, sin visa, son hoy respetables “hombres de empresa”, que dominan todo lo que se mueve.

En política se ha dado una “selección natural”, en la que sucumbieron los que no trasladaron “limpiamente” sus millones de dólares a las actividades legales; quienes sí vieron el futuro, terminaron quedándose con todo, incluyendo la Política, su trofeo dorado.

La nueva clase dominante no es asomo de nuestros antecesores saltimbanquis de un estado pobre, cuando el presupuesto de la ciudad, para la época del primer alcalde elegido, no alcanzaba 300 mil millones de pesos.

Podríamos filmar la Casa de Papel, imitando la serie española, porque aquí pasa igual al filme, sabemos quienes son los que están detrás de las máscaras; y aún así, como Tokio y Berlin, robándose la plata de todos, la gente los adora.

En Barranquilla lo único que no perdonan es que el ladrón salga limpio del asalto, así pague un canastazo.

Es que Barranquilla tiene unos muchachos tan queridos…

Comentarios