Rafael Uribe catalogó la muerte de Yuliana Samboní como “un accidente”

0
1211

*La Fiscalía General asegura que los hermanos Francisco y Catalina Uribe Noguera le mintieron a las autoridades.

En el juicio que se adelanta contra los hermanos Francisco y Catalina Uribe Noguera declaró una capitán del Gaula de la Policía que participó en el operativo de búsqueda de la niña Yuliana Samboní quien fue secuestrada en la mañana del 4 de diciembre de 2016 en el barrio Bosque Calderón en el occidente de Bogotá.
En su declaración bajo la gravedad de juramento la capitana detalló que en repetidas oportunidades se comunicaron con Francisco Uribe Noguera para preguntarle si tenía conocimiento sobre la ubicación de su hermano Rafael, quien era el principal sospecho del rapto de la menor de siete años de edad.
En esas conversaciones Francisco Uribe le manifestó que no tenía conocimiento y que al igual que ellos lo estaba buscando. En una charla, el mayor de los hermanos le entregó la dirección completa del edificio Equus 66 –en el sector de Chapinero Alto- donde vivía Rafael Uribe Noguera.
Horas después, Francisco se comunicó con los agentes del Gaula para informarles que se encontraban en la Clínica Monserrat en el norte de Bogotá para informarles que estaban allá con Rafael quien se sentía bastante mal. En ese momento un grupo se dirigió al sitio que tiene especialidad en tratar enfermedades del sistema nervioso.
Cuando llegaron a la Clínica Francisco Uribe Noguera se encontraba en compañía del abogado de la familia. La capitán le pidió que le aclarara si sabían algo de la menor, a lo que él les detalló que la niña se había quedado “por ahí en la Avenida Circunvalar”, pero la capitán le pidió más datos para ir a buscarla.
“Entonces el abogado asienta con la cabeza y le dice que diga lo que Rafael le manifestó, que diga la verdad, entonces es ahí donde él manifiesta que Rafael había ahorcado a la niña, que se había presentado un accidente, la había asfixiado (…) que el cuerpo de la menor se encontraba en el jacuzzi, en su parte de abajo”, explicó la testigo.
Con esta información un grupo de agentes del Gaula se dirigieron nuevamente al edificio Equus 66 y encontraron el cuerpo de la menor en el lugar en el que lo había revelado Francisco Uribe Noguera.
Frente a las preguntas de la defensa, la oficial aseguró que no tuvieron acceso a las cámaras de seguridad del edificio puesto que el administrador no se encontraba y el vigilante les señaló que no contaba con la autorización para permitirles el ingreso.
La Fiscalía General acusó a los hermanos Francisco y Catalina Uribe Noguera del delito de ocultamiento y favorecimiento en secuestro.

Comentarios