El juego del fuego

0
340

A raíz de las candidaturas de la alcaldía Distrital de Barranquilla y de la gobernación del Atlántico empieza a darse un tipo de conjuro combinado con epítetos, con posiciones descalificadoras, maniqueas y con excesivos cotilleos contra quienes aspiran a ser candidatos de las tercerías como si estuvieran condicionada a la sicorigidez evaluativa por esos personajes seudomoralistas quienes quieren ser juez y parte; cuando en el fondo son los mismos gestores que buscan motivaciones para dividir y no para sumar en lo que denominamos una política de incautos para caer en el” juego del fuego” quienes crean que todos los procesos politicos deben estar mediados por la racionalidad excesiva la cual no posibilita crear nuevas formas de abordar la realidad; se equivocan hoy la candidatura de Antonio Bohórquez Collazos a la Alcaldía es más que una realidad con el apoyo de la convergencia. Salvemos de caer en las garras de las fieras licantrópicas que concentran riquezas y votos y tienen hipotecado el poder político de los barranquilleros y atlanticense. Hoy algunos camaradas se la pasan al son de la musicalidad metafórica de Shakira “ciegos, sordos y mudos”.
Estoy mamado de caminar las calles y carreras de Barranquilla y del Atlántico y observar las marcas comerciales hasta en las oficinas públicas donde olímpicamente atiborran a la ciudadanía por la concentración de poder que se extiende desde las alcaldías hasta el congreso de la Republica; tal vez por nuestra indiferencia o por habernos domesticados en el olvido sistemático y solo acordarnos en tiempos de elecciones o de pronto por creer invencibles a los dirigentes comerciales; todo cómo producto de nuestra torpeza histórica o por haber hecho de la política una feria de desaciertos administrativos o por la falta de olfato político y porque NO de haberle entregado el poder a los Char. A veces al interior de los partidos de las izquierdas resalta la terquedad o el sectarismo prehistórico al considerarse impolutos de la política. Pero siempre avalando a los candidatos sin opción sin desconocer sus calidades y atributos y que otros aprovechan para salar sobre sus hombros.
Estoy mamado de seguir soportando cada cuatro años la inquisición de la derrota por culpa de los seudo estrategas de la convergencia que pregonan la unidad para la alcaldía y la niegan para gobernación aflorando su concepción de oposición por oposición prehistórica y vocación histórica; no apoyan la tercería a la gobernación por ser una posición neoliberal, mientras favorecen al establecimiento local y departamental. Pregunto y porque NO con Alfredo Varela o con Gustavo Bell, si es que estos aceptan el reto decoroso y de esa manera fortalecer la candidatura de Antonio Bohórquez Collazos a la Alcaldía Distrital y obtener resultados óptimos en los Concejos y en la Asamblea. Hasta donde puede llegar el sectarismo de algunos compañeros que se autodefinen alternativos. Mientras optan por macartizar a quien proponen la tercería señalándolos de incoherentes; al final terminaran dándoles garantías a la empresa política para que obtenga la alcaldía y la gobernación, no seamos ilusos.
Estoy mamado de los “hijueputas” del poder oligárquico y burgués como dice Fernando Vallejo en su libro “memorias de un hijueputa” quienes se alimentan de nuestras estupideces y se sostienen en el poder por culpa de los estereotipos y moldes mentales estáticos que no visionan la dialéctica política sino por el contrario recitan los manuales históricos. Estoy mamado para continuar en esta aventura por culpa de quienes no son capaces de replantear su discurso o de reingenierizar su concepción y situarse en los nuevos contextos políticos electorales.
Estoy mamado de quienes no conciben que tenemos buenos candidatos a la gobernación; pero las posibilidades de cambiar la correlación de fuerzas de quienes apoyan a Elsa Noguera a la gobernación es un imposible; sino buscamos una tercería que dé al traste los propósitos de quienes aspiran a acabar con la dignidad de los atlanticenses y siguen concentrando su poder económico con el apoyo clientelar de la mayoría de sus votantes como si fuéramos súbditos de sus grandes empresas. Tenemos que enseñarle a la ciudadanía que somos autocríticos y que el mejor insumo para tomar determinaciones políticas es la realidad y recalcar como dice Juan Gossain “que cada vez que se muere un optimista entierran a un pesimista” es por ello que tenemos que sincerarnos repensando que solo no somos nada. ¿Quiénes somos? Rechacemos el pensamiento único dado que la uniformidad niega la democracia plena.Este el momento en que los partidos políticos y los movimientos alternativos tomen una determinación a su interior sobre esta propuesta y no sigamos cayendo en la perturbación de una definición sana y necesaria para la gobernación del Atlántico, no nos llamemos a engaños creyendo que los milagros electorales caen del cielo. Existen los votos de carnes y huesos y se ganan cuando llevemos candidatos que con el solo hecho de mencionar su nombre se crea un registro de competencia en función de una causa.
Suscríbete a mi pagina web: www.agorarazon.com

Comentarios