La JEP recalcó que en el caso de Seuxis Paucias Hernández Solarte “aplicó la garantía de no extradición prevista en el artículo 19 transitorio de la Constitución Política porque no tuvo a disposición pruebas suficientes que le permitieran establecer la fecha precisa de la conducta que le imputa a ese compareciente una corte de los Estados Unidos de América”.

El tribunal especial de paz insistió en que respeta al estado de derecho y sus instituciones.

Insistió el alto tribunal para el posconflicto en que las pruebas, que en las últimas horas incorporó la Fiscalía, nunca fueron aportadas a la sección de revisión de la JEP.

Precisó: “Debe quedar claro que la JEP, como Tribunal de Justicia Transicional, actuó en el caso Hernández Solarte como garante del proceso de paz, apegado a la juridicidad y no ha sido ella la que eventualmente propicie la crisis del proceso de paz”.

Comenta aquí: