Una fuerte polémica se ha desatado en Estados Unidos tras la repentina aparición de buzones alojados en murallas de la vía pública que permiten a padres y madres de cualquier edad deshacerse de sus bebés sin afrontar consecuencias legales.

Mientras las críticas llueven por el nuevo sistema, bomberos de varios Estados se han encontrado con la imagen de recién nacidos abandonados en los buzones.

“Pensé que alguien había dejado un mapache o un gato, pero cuando abrí la tapa del buzón había un bebé mirándome a los ojos”, contó visiblemente conmocionado un integrante del cuerpo de bomberos de Indiana.

Los buzones hacen de incubadoras y brindan al recién nacido las condiciones necesarias para mantenerlo a salvo. Cinco minutos después que ha sido dejado, las alarmas avisan al cuerpo de bomberos, los cuales acuden hasta el lugar para rescatarlo.

A la fecha este  sistema ha funcionado correctamente dandole la oportunidad de sobrevivir, pero esta modalidad ya ha sido criticada por varios contradictores, que temen a que el proceso no funcionen correctamente y los bebés puedan perder la vida.

Comenta aquí: