‘Patrullero que se ahogó en Chocó quería ser profesional’: familiares

0
368
José Miguel Tolentino Romero, el agente fallecido.

El patrullero barranquillero José Miguel Tolentino Romero, de 19 años, quien se ahogó en el río San Juan, Chocó, cuando perseguía a un detenido que se había escapado de la Estación policial, quería hacerse un profesional de prestigio para lo cual estaba estudiando psicología en ese departamento.

Aparte de la carrera que estaba cursando, ya había terminado la carrera de técnico en sistemas en el Sena de Barranquilla, luego de haber terminado su bachillerato en esa misma ciudad, dijeron ayer sus familiares que viven en la calle 19 con la carrera 23 del barrio Rebolo de la capital del Atlántico.

Tolentino Romero, quien era el segundo de tres hermanos del hogar formado por José Mario Tolentino y Derlys Romero, tenía apenas tres meses de estar prestando servicios en el Comando central de la Policía del Chocó en el municipio de Istmina.

José Miguel Tolentino Romero, de 19 años.

Un familiar manifestó ayer en la residencia de la víctima que el joven se había graduado como patrullero el 28 de febrero de este año y el 7 de marzo fue enviado por orden de la Dirección Nacional de la Policía a ese departamento.

Sobre el accidente que se presentó el martes por la tarde dijeron que a la Estación de Policía había sido llevado un sospechoso, por cuanto no tenía documentación y en el sistema se iba a averiguar si tenía antecedentes. Parece que en un momento de descuido el hombre se salió, corrió y fue perseguido por el patrullero José Miguel, pero el individuo se lanzó a las aguas del río San Juan y el patrullero hizo lo mismo para recapturarlo, con tan mala suerte que desapareció en las profundas aguas.

En la Estación se encontraban otros dos patrulleros, quienes de inmediato se comunicaron con el comandante y ese mismo día se iniciaron las labores de búsqueda del cuerpo del agente, pero solo lo pudieron rescatar pasadas las 4:45 de la tarde del miércoles.

El mismo familiar que ayer entregó declaraciones a este medio de comunicación manifestó que el cuerpo de José Miguel era esperado anoche en Barranquilla, de donde sería trasladado a una funeraria y probablemente el sepelio sería hoy en la tarde o mañana sábado en un cementerio de Barranquilla.

Esta es la residencia en el barrio Rebolo donde viven los familiares del patrullero.
Comentarios