Alma llanera el joropo, su bella letra y la situación de Venezuela

0
512

Era un domingo gris con nubes cargadas de agua que anunciaban lluvias en el día de la madre, cuando escuché cantando a un vendedor ambulante el famoso joropo venezolano Alma Llanera “Yo nací en una ribera del Arauca vibrador soy hermano de la espuma de las garzas y de las rosas, soy hermano de la espuma, de las garzas, de las rosas y del sol y del sol……….” Inmediatamente y casi al son de la famosa canción lanzaba con su potente vos la expresión:
¡Casera, casera vendo agua en bolsa, pero no es agua de Venezuela es de Colombia y doy gracias a este país de haberme acogido! En ese instante empezó a llover, Antonio, así se llamaba el vendedor, se arrodilló en medio de la calle y le pidió a Dios en vos alta que esa lluvia cayera también en Venezuela, donde el agua hace falta y su tierra tiene sed. Observando y escuchando a este vendedor me pongo a pensar en más de un millón doscientos mil venezolanos que están en Colombia haciendo labores de “rebusque por la vida” como este animoso vendedor que vino a nuestro país buscando bienestar, todos sabemos que en el hermano país la escasez de alimentos, agua, servicios eléctrico, de medicamentos es la noticia diaria, el poder de compra del Bolívar Soberano está por el suelo con una inflación de 1.600.000% según cifras publicadas por la Asamblea que controla la oposición en Venezuela, así no hay dinero que alcance
La letra y la música de Alma llanera compuesta por Rafael Bolívar Coronado y Pedro Elias Gutiérrez, dice en una de sus estrofas: “Amo, lloro, canto, sueño/ con claveles de pasión, con claveles de pasión/ amo, lloro, río, sueño,/ y le canto a Venezuela con alma de trovador”. Son expresiones que hoy forman parte de la situación del país vecino, porque el venezolano está llorando por la crisis y sueña por recobrar lo que ha perdido, ama a Venezuela pero añora otrora tiempo atrás al bienestar que generaba su economía. Admiro a este vendedor de aguacate cantándole con su alma trovadora a su patria destruida, lo que significa que no la olvida que la sigue pensando, que la ama como dice la letra del bello Joropo Venezolano, cuando Antonio oraba y le pedía a Dios por el bien de su país, parece increíble pero el cielo tosió con rayos y centellas.
Nunca pensaron los autores del casi segundo himno de Venezuela, 105 años después de su arreglo y presentación en el teatro Caracas, que si su país iba a quedar en la situación lamentable que está, de seguro no hubieran compuesto el famoso joropo, porque taladra el alma ver en las calles de Barranquilla a familias venezolanas completas con niños de brazo, viviendo debajo de los puentes y algunos parques, mientras el señor Maduro compra armas, específicamente subametralladora para blindar aún más a su ejército.
Los hermanos venezolanos, luchadores, aspiran que su país regrese al bienestar, y como sigue diciendo la estrofa de Alma llanera ellos tienden “ arrullarse en la viva diana de la brisa en el palmar y por eso tiene el alma como el alma primorosa..” conocemos del pundonor , su destreza, su habilidad del venezolano y estamos seguros que sus ansias de progresar lo llevaran a su tierra natal. Ojala Dios permita que los llaneros y hermanos venezolanos se abracen nuevamente a su Sol en la rivera de su rio Arauca y se unan con su naturaleza, que su economía avance como el agua del rio y perdure como su tierra rica en petróleo donde las garzas y las rosas conviven, generando hermandad entre la fauna y la flora, compacta y muy estrecha como la pasión por su tierra que siente un alma llanera.

Comentarios