Líos penales de ex embajador Fernando Marín Valencia podría salpicar a firma constructora en Barranquilla

1176
Fernando Marín Valencia

En estos momentos se encuentra en una balanza el sector de vivienda en el país, sobre todo la ciudad de Barranquilla por ser el escenario de muchos proyectos de construcción a cargo de la reconocida y prestigiosa firma Grama, es decir que es un tremendo chicharrón para muchos barranquilleros, porque si antes algunos usuarios tenían problemas y presentaban quejas e inconformidades ante incumplimientos de sus obras, ahora se verán más afectados debido a la captura de el exdiplomático de Colombia en Venezuela y propietario del reconocido consorcio, Fernando Marín Valencia.
Es investigado por presuntamente lavar dinero proveniente del denominado escándalo del ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá.En contra del ingeniero y empresario santandereano Valencia existía una orden de detención por presuntos ofrecimientos de dinero a funcionarios judiciales para favorecerlo en el proceso penal que se le adelanta en Bogotá por el delito de lavado de activos.
Seguidamente, un delegado de la Fiscalía expuso ante el juez con función de control de garantías la legalidad de la captura de Marín Valencia en la ciudad de Bogotá el sábado 25 de mayo a las 11:31 de la mañana. Los motivos de la captura según la Fiscalía, son porque el empresario Marín Valencia habría sido uno de los facilitadores de la maniobra financiera irregular que se construyó, para sacar al exterior millonarios recursos derivados de un caso de corrupción.
En la diligencia judicial el fiscal del caso indicó que presuntamente los sobornos que recibieron el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno y su hermano el exsenador Iván Moreno, terminaron invertidos en un exclusivo condominio en Miami (Estados Unidos).
En desarrollo de este proceso se advierte que las ‘coimas’ en juego superarían los 4.700 millones de pesos y el papel que habría jugado Marín Valencia, consistió en recibir los dineros ilícitos en Colombia para trasladarlos a través del sistema financiero hacia los Estados Unidos.
También se estableció que el contratista Emilio Tapia, presuntamente le entregó al exembajador un monto cercano a los dos mil millones de pesos.
Las evidencias testimoniales y documentales recogidas por la Fiscalía permitieron identificar una sofisticada operación de lavado, que con la ayuda de firmas de abogados de los Estados Unidos, tenía por objeto la constitución de sociedades para la adquisición de inmuebles en la Florida, así como también la inversión en un importante proyecto inmobiliario en Miami.
Los investigadores indicaron, “se ha identificado la sociedad y proyecto inmobiliario en el cual habrían invertido recursos provenientes del ‘carrusel’ de la contratación y cuyo monto comercial es de 56 millones de dólares, que a la tasa de cambio vigente ascendería a más de 168 mil millones de pesos”, señalaron.
La Fiscalía acordó con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos suministrar esta información a efectos de recibir la asistencia judicial correspondiente para identificar el destino final de los recursos producto de la disolución de las 6 sociedades en cuestión y avanzar en los trámites para perseguir las inversiones en el multimillonario proyecto inmobiliario. Mientras tanto, el empresario se declaró inocente de los cargos de lavado de activos que le formuló la Fiscalía, y a todas estas, Marín Valencia aseguró que este caso ha representado un daño para su carrera y su trayectoria profesional, pero que demostrará su inocencia.

Comentarios