Empresario español, Amancio Ortega, donó máquina para detectar el cáncer, conocida como ‘El Pepino’

0
536

Hasta el primer semestre de 2020 entrará a funcionar el denominado ‘Pepino’, la joya de más 9 millones de euros, que el empresario y filántropo español donó al Hospital Universitario de La Paz de Madrid.

Con los 46,5 millones de euros que la Fundación Amancio Ortega se compromete a donar a la Comunidad de Madrid, la consejería de Sanidad apuesta por alta tecnología, de ultimísima generación: una resonancia magnética de 1,5 teslas, un PET-TAC digital, tres TACs 4D para simulación en radioterapia, cinco braquiterapias de alta tasa y 13 aceleradores lineales (sistemas de radioterapia) de altas prestaciones. Máquinas con nombres muy técnicos, pero que servirán para diagnosticar y tratar a miles de pacientes con distintos tipos de cáncer.
Entre ellos, la joya de la corona: uno con resonancia magnética. “Lo llamamos ‘el pepino’. Es el primero de toda Europa para el tratamiento del cáncer”, subraya Alejo Miranda de Larra, director general de infraestructuras sanitarias de la Comunidad de Madrid.

Su ubicación estrella será el Hospital Universitario de La Paz y su valor asciende a nueve millones de euros. Requiere hacer una obra muy específica, por lo que no estará en funcionamiento hasta el primer semestre de 2020.

Se trata de un novedoso sistema de radioterapia que está guiado por resonancia magnética de alto campo, lo que supone una mejor visualización del tumor, la adaptación en tiempo real del tratamiento radioterápico y la realización, por primera vez, de una radioterapia personalizada.

Permitirá curar a más pacientes en menos tiempo y, dado que “asegura mínima irradiación de los tejidos sanos adyacentes, menor toxicidad a largo plazo y menos efectos secundarios”. Su instalación requiere la construcción de un búnker con las medidas de protección radiológica necesarias. Una ‘supermáquina’ que no hubiera sido posible de no ser por la donación de 46,5 millones de euros de Amancio Ortega

Comentarios