Embajador español en Venezuela con Zapatero cobró en Panamá 3,8 millones por asesorías ficticias a Hugo Chávez

0
327
Raúl Morodo.

Una publicación del periódico El Mundo revela que el ex embajador español en Venezuela con el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero cobró al menos 3.8 millones de euros en comisiones de la petrolera estatal venezolana a través de Suiza y Panamá mediante asesorías ficticias PDVS (Petróleos de Venezuela).

El artículo se basa en una investigación adelantada por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional que incluye varios registros y ha desembocado en varias detenciones. La investigación secreta está liderada por el juez de Audiencia Nacioal Santiago Pedraz y abarca a Raúl Morodo y su hijo Alejo por supuestamente blanquear fondos venezolanos facturando servicios de asesoría legal.

Según acreditan los documentos a los que ha tenido acceso ese medio, los abonos realizados por el Gobierno de Hugo Chávez al hijo del diplomático socialista Raúl Morodo, tuvieron lugar de manera prácticamente inmediata a que su padre abandonara el cargo, en agosto de 2008.

A partir de ese año se otorgaron numerosas transferencias realizadas por supuestas labores de asesoría jurídica. Los pagos más importantes librados por el Gobierno venezolano, asegura, fueron articulados a través de Alejo Morodo mediante la sociedad instrumental panameña denominada Furnival Barristers Corporation, con domicilio en Plaza 2000 Building, 50 TH ST.

Esta empresa disponía de cuenta en el Credit Suisse de Ginebra con la siguiente numeración: CH 67048351435769620100 y a partir de allí se libraron facturas a la petrolera venezolana mediante su bufete madrileño, Aequitas Abogados y Consultores Asociados, S.L.

Según señala ese medio, la petrolera estatal autorizó las comisiones a Morodo a través del ex presidente de la entidad, Rafael Ramírez, investigado por corrupción durante los últimos años por las autoridades de Estados Unidos. A esta persona la Fiscalía americana le atribuye el cobro de sobornos y la utilización de sociedades corporativas de la empresa para blanquear dinero procedente del narcotráfico de otros países.

La familia Morodo sostiene que realizó trabajos de asesoría empresarial que, sin embargo, no ha podido concretar. Se limita a asegurar que ayudaron a que PDVSA aterrizara en el continente europeo, pero no pueden justificar haber realizado servicios por un importe tan elevado.

Comentarios