¿Dónde fue apuñalada María José en la casa del adolescente o dentro del taxi? Investigadores buscan respuestas

Dolorosas escenas en medio de la lluvia se vivieron durante el levantamiento del pequeño cuerpo de María José Ortega.

Los investigadores se encuentran en la tarea de aclarar el atroz crimen de la pequeña María José Ortega Ballestas, quien había desaparecido el sábado pasado en la tarde de su casa en el barrio Evaristo Sourdís y apareció este domingo asesinada con una puñalada en el cuello en el arroyo que cruza la urbanización Caribe Verde.

Dos de los interrogantes que deberán responder los investigadores, es si la menor salió muerta de la casa del adolescente, presunto responsable de su asesinato o si por el contrario, ésta fue atacada con el arma blanca en el arroyo.

El escenario para los expertos por develar el misterio de este macabro crimen es bastante confuso por la confesión de uno y otro sospechoso, pues mientras el adolescente asegura que recibió un dinero de parte de Jimmy José Chapman para asesinar a María José, éste rechaza tales acusaciones y lo refuerza la madre de la pequeña víctima, quien considera que este último hombre no tendría que ver con el crimen de su hija.

‘Yo estoy segura que fue este niño (nombre omitido por ser menor) porque él estaba despechado porque mi hermanita lo había dejado. ‘Ella lo terminó, ellos fueron novios pero fue de tanta cantaleta que le echó mi mamá, aunque mi mamá nunca le dijo nada a ese pealo’, aseguró a medios de comunicación la madre de la menor.

Así las cosas, los investigadores así como el juez de la causa deberán tener los suficientes elementos probatorios para responder a estos interrogantes.

La madre también señala a un taxista a quién identificó como ‘Nelson’, de quien asegura que éste también debe responder por lo sucedido con su hija porque según afirmó: ‘él fue el que transportó al menor con el cuerpo de la niña María José hasta el sitio donde fue hallada sin vida por un vecino del lugar’.

Esta versión de que transportó al adolescente con un canasto no fue negada por el conductor, pues éste explicó a las autoridades durante los testimonios que el joven le había pedido realizar una carrera con el fin de llevar unos cables para quemarlo en el monte y de allí obtener cobre para venderlo.

Este hecho que ha conmocionado a la sociedad barranquillera y tiene a la expectativa a la opinión pública, de seguro será resuelto en el menor tiempo posible, pues un acto reprochable y condenable sobre cuya autoría deberá caer todo el peso de la justicia.

 

Comentarios