Domingo quinto de pascua

0
265

Paz y Bien en el Señor

En este domingo inspirémonos en el salmo 144 de hoy: “El Señor es Clemente y Misericordioso lento a la colera y rico en piedad, el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas”. El amor de Dios siempre está en nuestros corazones, hemos salido de las manos amorosas del Padre que nos cuida, nos llena de bondad y quiere que enrutemos nuestra vida por el bien, la verdad y ser compasivos unos con otros.

Somos imagen de Dios cuando nos acercamos a aquella persona que se siente frágil por situaciones de la vida o cuando hay vacío, tristezas, carencias que claman ayuda y fortaleza de parte nuestra ya que tenemos en nuestro corazón la experiencia en Cristo que me debe impulsar a dinamizar la fe en pro de los seres que Dios nos ha puesto en nuestro camino, iniciando por la familia que debe ser el primer y privilegiado espacio donde el perdón, la ayuda, la solidaridad deben ser banderas diarias. Es en la familia donde debemos ser luz en la ayuda, el ejemplo de cercanía y reconocimiento de los errores.
Amar entendido no somos una simple palabra tal como le refleja nuestra sociedad actual, asombra cuando se lanzan estas expresiones “amo mi celular”, “amo mis gafas”, “amo mi carro”. Da tristeza Cristiana cuando remito el amor a cosas materiales sin vida y que sólo hacen parte de una sociedad de consumo que bien podrían ser necesarias, pero no hacen parte de una experiencia humana de amor no sólo remitido a una vivencia de pareja sino al compartir, al sentir al otro que aunque siendo extraño yo puedo ayudarlo y me animo a extender los brazos de mi corazón y puedo acercarme sin temor a decirle; “cuenta conmigo”, “vamos ánimo”, “vales mucho eres creatura de Dios”.

En nuestro Evangelio de hoy se expresa la misión de todos nosotros creyentes y no creyentes que deseamos una sociedad Barranquillera más humana y solidaria: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros”.

Por tanto, te invito a que desde nuestra realidad construyamos hogares más humanizantes, más cercanos al verdadero amor que respeta, es compasivo y se entrega sin desinterés.

Les deseamos un feliz domingo en el Señor Resucitado, compartan en familia.

Bendiciones en Jesús y María,

Padre Pepe Pimienta B.

Síguenos en redes sociales- Escríbenos
You Tube: Minuto de Bendición
Facebook: Minuto de Bendición
Mail: [email protected]

Comentarios