Legalizan capturas de presuntos asesinos de ganaderos

0
104
El director del Gaula coordinó los operativos que terminaron con la captura de los cinco presuntos homicidas.

Este martes le fueron legalizadas las capturas a los presuntos responsables capturados el martes por el rapto y asesinato de los dos ganaderos en San Cayetano, Bolìvar.

Las víctimas fueron los hermanos Dairo y Wilmar Rivera, cuyos cadáveres fueron encontrados en una fosa común en un predio vecino a la finca familiar donde vivían, en medio de los allanamientos realizados por efectivos del Gaula de la Policía, liderados por el fiscal primero especializado Pedro Díaz Pacheco, quien está al frente de la investigación.

Se conoció que los cadáveres, al parecer, aún tendrían las capuchas negras que les pusieron a los ganaderos para sacarlos de la finca y así evitar que reconocieran el camino por donde las llevaban.

En el lugar del macabro hallazgo aún se están haciendo inspecciones por parte de peritos forenses.

Los cinco capturados fueron llevados ante el juez de Garantías el martes en la noche y este legalizó los procedimientos de aprehensión, los allanamientos y las incautaciones de elementos.

Ayer a las tres de la tarde continuaba la audiencia con la imputación a los procesados por los delitos de secuestro agravado, homicidio agravado y concierto para delinquir.

Se conoció que la mujer capturada sería compañera sentimental de uno de los cuatro hombres junto a los que cayó.

Respecto a los móviles del asesinato de los dos ganaderos aún no hay claridad y son muchas las cosas que se rumoran.

Una versión dice que algunas personas habrían querido apoderarse a las malas de la finca de los ganaderos, que es una herencia familiar.

Será la Fiscalía la encargada de esclarecer cuál fue el verdadero motivo por el que mataron a los hermanos Rivera.

Hay que recordar que uno de ellos se salvó (un tercer hermano) porque no estaba en la finca cuando llegaron cinco encapuchados a llevárselo también. En San Cayetano rumoran que alcanzó a darse cuenta de lo que pasaba y pudo huir.

De acuerdo con las labores adelantadas por el Gaula, se pudo establecer que los hermanos Rivera Rodríguez fueron sacados de manera violenta de una finca ubicada en la vereda la Playa del corregimiento de San Cayetano, municipio de San Juan de Nepomuceno, el pasado 14 de marzo.

Ese día, según las indagaciones, fueron abordados por varios sujetos que, a través de amenazas y portando armamento de corto alcance, procedieron a llevárselos con rumbo desconocido.

Días después, la familia de las víctimas fue contactada por supuestos integrantes de un grupo insurgente, quienes le exigieron la suma de 350 millones de pesos a cambio de la liberación de los hermanos, siendo esta al parecer una estrategia para desviar la investigación según lo establecido por los investigadores del Gaula.

Desde el primer momento en que se tuvo conocimiento de estos hechos, el Gaula de la Policía Nacional y la Armada desplegaron un importante operativo con más de 300 hombres en el sector, quienes de manera ininterrumpida en estos dos últimos meses se lanzaron a la búsqueda de los dos hermanos, que se dedicaban a la ganadería.

Es así como gracias a estas actividades en terreno, entre las que se encuentran seguimientos, labores de campo y de análisis técnicos, se pudo determinar con exactitud la ubicación de los presuntos autores de la desaparición de los hermanos Rivera Rodríguez.

Se trata de cuatro hombres y una mujer, identificados como ‘el Guillo’, ‘el Mono’, ‘Javier’, ‘Jésica’ y ‘Jesús’; capturados mediante orden judicial, a través de diligencias de registro y allanamiento llevadas a cabo en los municipios de San Juan Nepomuceno, Arjona y María la Baja.

Los hermanos Dairo Alfonso y Wílmar Rivera Rodríguez habrían sido asesinados el mismo día en el que fueron privados de la libertad.

Comentarios