El liberalismo del Atlántico exige más claridad en las decisiones de sus directivos

0
861

Como una jugada política de poca aceptación, ha sido catalogado por las bases del Partido Liberal, el primer paso dado por sus directivos César Gaviria Trujillo y Mauricio Gómez Amín, quienes se reunieron en días pasados en el apartamento de este último en la ciudad de Barranquilla, con el jefe máximo de la Casa Char, para hablar de candidaturas a la Gobernación del Atlántico, pero sin tocar en lo más mínimo lo relacionado con la posible candidatura única de un militante del liberalismo, para el debate electoral del mes de octubre.
Cualquier neófito en materia política, sin ningún esfuerzo mental, se sorprendería si dos dirigentes políticos de la magnitud del expresidente César Gaviria Trujillo y Fuad Char, se reunieran solamente para hablar sobre el tema del candidato de Cambio Radical a la Gobernación del Atlántico, eso no se los creería nadie, y mucho menos el más desprevenido militante del Partido Liberal.
Lo que sí quedó lo suficientemente clarificado es el hecho que en el interior del liberalismo en el Atlántico, es notable la existencia de una incertidumbre nunca presentada en las filas de este partido en épocas preelectorales.
De ahí que surja el interrogante ¿cómo se explica que si un partido como el Liberal, que ha ganado la Gobernación del Atlántico tres veces consecutivas, que tiene entre sus militantes varios candidatos a continuar con esa hegemonía, que su principal vocero como lo es el expresidente César Gaviria Trujillo, llega a nuestra capital y no le da ni el más mínimo ápice de importancia a este hecho histórico para el Partido Liberal?
Definitivamente esto se constituye en un grave precedente que se puede catalogar como un desaire antiliberal, para con los candidatos de su partido en el Atlántico, lo cual se convierte en un hecho criticable para las bases de esta colectividad.
Seguramente es por eso que los candidatos Oscar David Galán y Pedro Lemus no le otorgan la categoría de oficial a la decisión de Gaviria y Mauricio Gómez, en el sentido de desconocer esta realidad política en el Atlántico, ya que de ser así, estaríamos ante una clásica violación a lo establecido en las normas estatutarias del Partido Liberal.
De todas maneras y tal como ha sido interpretado por un gran conglomerado de barranquilleros y atlanticenses, de diversas tendencias políticas, lo que ha quedado en el ambiente es el surgimiento de muchas conjeturas; hay quienes piensan que tratándose de definir la candidatura a la Gobernación por parte de Cambio Radical lo más lógico es que en el encuentro durante cuatro horas en el piso 12 del “Giardino”, debió estar presente el jefe máximo del CR, Germán Vargas Lleras; habrá que averiguar también la coincidencia de esta reunión en momentos en que se evidencia un distanciamiento entre Char y Vargas.
En política es posible que muchos sepan “por dónde le entra el agua al coco” pero le es difícil saber “por dónde le entra la miel a la cañandonga”.
A raíz de los últimos acontecimientos que han dado mucho de qué hablar en los distintos medios de comunicación, no está suficientemente claro, lo que está sucediendo en el Partido Liberal en el Atlántico, si tenemos en cuenta que los diferentes candidatos, que han venido proponiendo sus nombres, igualmente han expuesto la necesidad de llevar a cabo una consulta entre los liberales de esta sección del país, con el propósito de escoger a un candidato único, para así aglutinar a los atlanticenses alrededor de un aspirante que represente las mayorías, y seguir demostrando que el “liberalismo está vivo”, tal como lo pregonan los verdaderos liberales de nuestro Departamento.
Es de imperiosa necesidad que los directivos del Partido Liberal, le aclaren a sus bases, qué es lo que están pensando, ¿por qué esa insistencia en desconocer a los candidatos, por qué ese afán de crear esa incertidumbre en el electorado liberal, cuál es el origen de esa actitud de definir las propuestas a espalda de las bases del partido, hasta cuándo esa mala costumbre de discutir los asuntos del partido a puerta cerrada?
Lo que se requiere en estos momentos de confusión del liberalismo en el Atlántico, es que sus directivos se pronuncien lo más urgente posible, en el sentido de aclarar qué es lo que persiguen, esperando que no se continúe con el actual estado de confusión con tendencias a causarle perjuicio a la colectividad, que espera mayor cohesión de sus cuerpos directivos.
Se necesita mayor claridad, no apresurarse en la toma de decisiones que dejan en el ambiente un manto de dudas, es menester que el Partido Liberal vuelva a lo que antes fue, hay que mirar con preocupación que el Partido Liberal para el próximo debate, estará bastante diezmado, teniendo en cuenta que sus nuevos directivos, sus nuevas cabezas visibles en el Atlántico, no han dado la talla.

Comentarios