Desbordada prostitución en Barranquilla

0
1468
Imagen de referencia.

La prostitución es para algunos historiadores el oficio más antiguo del mundo. Para entender este tema debemos remitirnos a la antigüedad donde Grecia, Roma, Fenicia, Babilonia y Mesopotamia, tenían esta práctica. De igual manera se marca este oficio en ciudades como Milán, Florencia y Venecia, entre tanto, en Francia también se vivió una marcada prostitución.

Algunos estudiosos referencian que este oficio también se dio en el imperio Azteca.

¿Cuál es el significado de Prostitución?

Según el diccionario de la real academia española, es la actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero.

Colombia vivió el esplendor de la prostitución a mediados del siglo XX. La producción industrial, la explotación minero energética y la migración de mujeres que llegaban víctimas de los desplazamientos por los conflictos armados en el mundo dieron origen a una marcada y creciente prostitución. Era fácil observar a mujeres procedentes de Rumania, Suiza, España, Inglaterra, Alemania, Polonia, Francia y algunas de Latinoamérica compitiendo en las ciudades de nuestro país con las nativas que llegaban de los campos a trabajar como prostitutas.

En Barranquilla se hizo muy famosa la zona del barrio Chino, que se encuentra en inmediaciones del barrio Montes, donde los hombres de la época de los 50, 60 y 70, buscaban en las casas de citas y burdeles los servicios sexuales de las llamativas francesas, italianas y alemanas.

Hoy, en la Puerta de Oro de Colombia, la ciudad con unos de los mayores crecimientos en el país, se logra apreciar un desbordado y desordenado crecimiento de esta actividad económica como lo es la prostitución.

Telatiroplena.com investigó sobre el tema, y pudo constatar con personas que ejercen este oficio, y al parecer, existen en la ciudad más de 2000 personas dedicadas a este trabajo (mujeres y hombres de diferentes edades) que venden su cuerpo a cambio de dinero, repartidas en aproximadamente 100 nichos de mercado, de las cuales se presume que 500 sean de origen venezolano.

Parque de ‘Los Locutores’ en Barranquilla.

Las hay de todo tipo: las que se encuentran en las calles de la ciudad, más específicamente en el centro de Barranquilla (Iglesia de San Nicolás, Iglesia de San José, ‘parque de las manitos’ o locutores, las calles 40, 41 y 42, entre otras); de igual manera, existe un grupo de mujeres que se encuentran en los famosos burdeles o bares. También las que ejercen el oficio en casas muy reservadas y lugares con fachadas diferentes pero que la finalidad es la prostitución, ubicadas en barrios y zonas comerciales; y de la misma forma, se encuentra el grupo de las ‘tapiñeras’, las que manejan una cierta exclusividad y son más conocidas como prepagos, que se manejan por llamadas y catálogos y son comandadas por los famosos proxenetas.

¿Cuánto mueve este negocio?

Primer grupo que cobra aproximadamente 25.000 pesos por un rato de 20 a 30 minutos.

Segundo grupo, cobra de 40 a 70 mil pesos por media hora.

Tercer grupo, cobra de 70 a 150 mil por media hora.

Cuarto grupo, cobra de 200.000 mil a 1.500.000 por una hora.

Según fuentes consultadas, manifestaron que una persona dedicada a la prostitución casi siempre trabaja los 7 días de la semana y se acuesta mínimo con 5 personas diferentes por día.

Basado en lo anterior, se presume que el mercado de la prostitución mueve más de 100 mil millones de pesos anuales, los cuales se derivan de (pagos por el servicio sexual, condones y pago de moteles o residencia).

Por otra parte, este medio consultó a la secretaria de Salud del distrito para conocer si tienen algunas estadísticas de la población dedicada a esta actividad, número de casos de enfermedades de transmisión sexual y que tipo de actividades adelantan para prevenirlas y este fue el parte oficial:

Acciones de promoción y prevención que adelanta la Secretaría de Salud del Distrito con población vulnerable, entre éstas las trabajadoras sexuales.

“A través de la Oficina de Salud Pública se realizan intervenciones colectivas en la población general con énfasis en poblaciones claves como: habitantes de calle, trabajadoras sexuales hombres y mujeres que tienen sexo con hombres y personas recluidas en las cárceles. También se adelantan acciones como pruebas rápidas para detectar VIH/Sida, entrega de material educativo como: cartillas, plegables, afiches y condones. De igual forma se educa a líderes de los grupos vulnerables para que multipliquen la información con sus pares.

Para facilitar el abordaje de las poblaciones claves se realizan estas actividades en los sitios de concentración de los mismos como son bares, discotecas y tabernas entre otros, llevándoles acciones educativas, entrega de preservativos y oferta de pruebas.

¿Cuántas prostitutas tienen codificadas o acreditadas mediante carné de salud o algo por el estilo?

“La sentencia T-629 de 2010 y el decreto 1543 de 1997 establecen la no carnetización de este grupo minoritario por ser violatorio de sus derechos entre ellos el de la privacidad.

En el Distrito de Barranquilla se garantiza la afiliación universal a toda la población que cumpla con los requisitos establecidos en la normatividad vigente. En este momento el porcentaje de afiliación es del 100 % de la población beneficiaria.

La Secretaría de Salud cuenta con el recurso humano idóneo y con la experiencia para ofrecer acciones de promoción de la salud sexual y reproductiva con énfasis en prevención de ITS-VIH-SIDA, oferta de asesoría y pruebas voluntarias para VIH, especialmente en personas no aseguradas y que necesitan las acciones de promoción, prevención y atención y con el apoyo interinstitucional a través de mi red.

¿Número de casos positivos sobre enfermedades de transmisión sexual en Barranquilla?

“Durante el año 2018, se notificaron en el Distrito de Barranquilla, 673 casos de VIH/ Sida. Otras enfermedades de transmisión sexual son: Hepatitis B, 137 casos; y Hepatitis C, 49”, indicó la Secretaría.

Telatiroplena.com indagó con profesionales de la psicología para saber las posibles causas que llevan a que se practique este oficio y las siguientes fueron las conclusiones.

Por necesidad: Algunas mujeres al estar expuestas a situaciones de extrema pobreza y carencia, toman la decisión de sobrevivir a través de la comercialización de su cuerpo, ya que ven ésta actividad como la única alternativa para solucionar sus problemas económicos.

Por facilismo: También aquellas mujeres, que por sus propias exigencias económicas, ven en este tipo de práctica sexual una forma “fácil” de conseguir dinero para garantizarse así mismas un cierto estatus que pretenden presumir ante la sociedad. Por lo general no hay una urgencia vital, no hay una necesidad básica por suplir, no existe una situación extrema por resolver, simplemente prima la necesidad de alimentar el ego.

Por abuso sexual prolongado: Existen testimonios de mujeres que durante años y a temprana edad sufrieron de abuso sexual. Cuando hay una situación traumática que no sólo involucra la parte emocional, sino además de eso el reconocimiento del cuerpo, a través de la sexualidad, vista como algo no placentero ni gratificante, se genera una desconexión absoluta entre la parte afectiva y sexual, lo cual puede conllevar a que estas mujeres decidan ser trabajadoras sexuales como un mecanismo de defensa, que ya no les permite sentir dolor, porque aprendieron que el afecto, el amor y el sexo no van de la mano.

Por las drogas: Algunas de estas mujeres empezaron a consumir sustancias psicoactivas a muy temprana edad y una vez inmersas en este mundo oscuro, la única alternativa para sostener su vicio fue a través de la venta de su cuerpo.

De igual manera este medio logró contactar a dos mujeres que permitieron que conociéramos su realidad, una venezolana a quien llamaremos ‘Coral’ y otra colombiana a quien denominamos ‘Patoco’.

Coral es una mujer de 30 años de edad, quien nos contó que por la crisis de su país le tocó llegar a nuestra ciudad. Según nos dio a conocer con lágrimas en sus ojos es médico de profesión, pero que infortunadamente no cuenta con la documentación requerida para poder ejercer. Buscó trabajo y vendió de todo, pero las cosas cada día se ponían peor, y una amiga la invitó a ejercer la práctica de la prostitución, con lo que gana puede enviarle dinero a sus hijos y su familia, y que estén bien. “Esto no es fácil, tú te denigras, te humillas, llega el momento en que uno siente, mucha tristeza y depresión”, afirma ‘Coral’.

Esta mujer se ganaba de 150 a 200 mil pesos promedio diario y hoy las cosas han bajado que en ocasiones se gana 50 mil pesos diarios. Ella dice que la suerte no existe, que solo se logra el éxito luchando todos los días y que cree en Dios y ruega que se solucione la situación en su país para poder regresar.

Por otro lado, ‘Patoco’ es una barranquillera de 26 años quien tiene dos hijos y es madre soltera. Cuenta que un día se vio en la calle sin darle nada de comer a sus hijos, y no le tocó más que prostituirse. “Aquí no hay oportunidades, los trabajos son para la rosca y los que tienen recomendación, mi motivación son mis hijos, por ellos hago lo que sea”.

‘Patoco’ afirma: “mi primera experiencia putiando, fue horrible, algo muy desastroso, ser puta es feo, es horrible, no es fácil, pero la costumbre hace el trabajo”.

Se gana 30 mil pesos por un rato, aproximadamente 20 minutos, hasta que el hombre eyacule. Cuenta además que la mayoría de hombres buscan satisfacer sus fantasías sexuales, sexo anal, muchos muestran su lado oscuro y otros se desahogan, sacan el malo que tienen por dentro. Ella, con ademanes de asco, comenta que a veces llegan personas con olores desagradables, depravados, unos verdaderos animales y deben estar alerta por si se presentan agresiones.

“A veces me siento poca cosa, me tengo que volver mala, la prostitución no es vida, pero me acostumbré a la plata todos los días y aparentemente al billete fácil”, afirma ‘Patoco’.

Según esta joven mujer en la prostitución hay de todo. “Todo es posible, es un bajo mundo, lo perverso y dañino se esconde allí”, afirma.

Tomado de Telatiroplena.com 

Comentarios