Junior, un barco perdido en altamar

0
250

¡Junior! Un equipo de 11 jugadores en medio del maremoto de su existencia y un timonel que por novena y no sé cuántas veces ha tenido a cargo esa cultura deportiva, que con los días va desgastando ya la pasión del hincha.

Así se puede evidenciar la reputación del equipo como en los tonos de su camiseta, que un día fueron rojo pasión, blanco de pureza y trasparencia y un fuerte azul que dejó de ser turquí para ir clareando, como se pudo observar en el juego del miércoles. El comenzar de la crisis de una generación que dio triunfos efímeros, pero también derrotas inolvidables… Se recompondrá, está en veremos…

Si, era difícil navegar en medio de una turbulencia… Aunque a lo lejos se divisaba un horizonte y con buenos arsenales para llegar a una playa “Sudamericana”, pero el buque se fue averiando. El miércoles, el tropel soltó las amarras para darlo todo y si que lo intentó, ilusionando cada vez más de cerca a los que estábamos en el horizonte, pero lo que está destinado a ser, no hay céfiro que valga y pueda enrutar nuevamente al norte…

Es hora de decir adiós… No a un equipo, sino a un grupo de futbolistas fantásticos que habían mostrado ser los mejores desafiantes ante cualquier mar de cualquier océano, pero fue más el orgullo y lo individual que sacar a flote un objetivo que pudo ser inolvidable en la historia del club.

Ahora, la embarcación casi arruinada y con la vela, marcando un escudo maltratado por los ‘ires y venires’ de cada compromiso, tocará hacer reversa y volver al mismo punto de donde salió, y aún más con el eterno rival con el que un día se sacudió… Aquel ‘Verdolaga’ que siempre están presente en la mente de cada uno de sus jugadores. ¡Hacia la Victoria siempre!

Fotos: Saturnino Vásquez

Comentarios