Colombia se convirtió en un matadero/Siniestro panorama de inseguridad refleja el departamento del Atlántico

0
423

*¿Qué tan grave es y qué tan responsable es la falta de justicia y de autoridad?.

La radiografía del siniestro panorama de inseguridad ciudadana que vive nuestro país se puede palpar a diario, en noticieros y medios de comunicación, a lo largo y ancho del territorio.

Las investigaciones de organizaciones legales y de ONGs, han corroborado que no hay seguridad donde centenares de ciudadanos cada día, son víctimas del atraco, el raponazo, el fleteo, la extorsión, el chantaje, atentados sicariales, hurtos a plena luz del día, sangrientas muertes, microtráfico, delitos sexuales, principalmente en menores de edad, sumado a eso el desempleo y la desesperanza, etc.
Es por eso que, los organismos del estado deberían garantizar la seguridad y velar por el bienestar ciudadano. Pero lastimosamente muchos se hacen de la vista gorda para no ahondar en procesos riesgosos, dejando a la comunidad en total desamparo.
Colombia se convirtió en un matadero, a pesar de que el estado gasta muchos millones diarios en su aparato militar, policial y de inteligencia.Actualmente no podemos saber con certeza si la inseguridad ha aumentado o caído en una ciudad o algún departamento de Colombia; estamos a ciegas en términos de política de seguridad y es algo que debe cambiar.Cuando la justicia es incapaz de juzgar y condenar severamente a un criminal, es darle pie a para que siga infringiendo y delinquiendo en un país como este.Hace falta ejecutar términos contundentes, vigilancia, sanciones disciplinarias, penas, politicas de seguridad eficientes para que los órganos encargados logren disminuir los indices de violencia y acciones criminales en las ciudades y departamentos; un ejemplo vivo es el departamento del Atlántico aunado a su Distrito Barranquilla.
Realizando un recuento de los casos en meses anteriores se registra un total de 43 personas asesinadas durante el mes de abril en todo el departamento del Atlántico, incluyendo a Barranquilla y su área metropolitana. Así quedó evidenciado tras los casos que ingresaron diariamente a las dependencias de Medicina Legal.
La cifra muestra un aumento en los meses de enero, febrero es frecuente el sicariato, muertes con arma blanca y teniendo en cuenta el mes de marzo marzo se registraron 36 casos delictivos.
De esos 43 homicidios, se cometieron 33 con arma de fuego. Es decir, que el 76% de los hechos de sangre fueron a bala, colocando el arma de fuego como la más usadas para los crímenes en el Atlántico durante el mes de abril. El resto se registraron con arma blanca (10 casos para un porcentaje del 23 %).

Municipios
En Soledad se presentaron 9 homicidios, todos cometidos con arma de fuego. La criminalidad aumentó en un caso ya que en el mes de marzo fueron contabilizados 8 hechos de asesinatos, según los casos que ingresaron diariamente a Medicina Legal.
En Puerto Colombia La criminalidad se disparó en esta población del área metropolitana de Barranquilla. Solo en el mes de abril 5 cinco personas fueron asesinadas con arma de fuego. Los hechos de sangre aumentaron teniendo en cuenta que en el mes de marzo solo hubo un caso.

Los hechos ocurrieron en Altos de Cupino, Loma Fresca (2) y Colinas del Sol (2).Frente esta situación, se realizó un consejo extraordinario de seguridad en la Alcaldía del municipio y se anunció al final que la Fiscalía ofrece 10 millones de pesos de recompensa para la persona que entregue información para saber quién o quiénes están detrás de esta racha criminal.
Seguidamente en Malambo, hubo dos homicidios, ambos con arma de fuego. Ocurrieron en el barrio La Fe y El Concorde. Aumentó en comparación con marzo, ya que en este mes hubo un solo hecho de sangre con arma blanca en el barrio Villa Concorde, seguidamente en Sabanalarga hubo un homicidio con arma de fuego, mientras que las poblaciones de Ponedera, Baranoa, Repelón y Galapa hubo en cada uno un homicidio cometido con arma blanca.

Mujeres asesinadas
Fueron en total ocho las mujeres  asesinadas durante el mes de abril, 7 de ellas en Barranquilla y una en Puerto Colombia. La cifra se elevó teniendo en cuenta que en el mes de marzo hubo cinco hechos de sangre (4 en Barranquilla y uno en Soledad).
En materia de hurtos, los atracos callejeros es el delito que más golpea a la ciudad, en especial sectores como el norte, se concentra gran parte de la zona bancaria y comercial de esta capital.Sin olvidar el departamento que es utilizada cualquier artimaña por parte de los delincuentes generando un oleaje de acciones criminales.
En el caso del Distrito, el presidente de la Asociación del sector Automotor y sus partes (Asopartes) relevó que la Ciudad de Barranquilla es la cuarta del país en donde más se presentan casos de robos de autos bajo la modalidad de llave maestras, mientras otros casos de hurto con usos de armas.

¿Qué tan grave es y qué tan responsable es la falta de justicia y de autoridad?

Toda esta situación es un verdadero flagelo ilimitado, que al parecer suele escapársele de las manos a los dirigentes políticos y órganos de seguridad.
El Secretario Del Interior del Atlántico, Guillermo Polo Carbonell, estará ejecutando la seguridad pertinente para esta avalancha de robos y homicidios que pasan a formar parte del nuevo capítulo del libro de la inseguridad que tiene continuación en el Atlántico.
¿ Hasta cuando continuará este calvario?

¿No cree que debería implementar otras políticas para combatir con la ola delincuencial?

¿Sr.Secretario debería tener más intervención policíva en el sur del departamento?
¿Qué parte de tranquilidad le podría dar a los ciudadanos?
Nuevamente se hace un llamando a los mandatarios del Atlántico y Distrito para que no solo traten de hacer intervenciones en infraestructuras físicas para fortalecer y embellecer la ciudad y el departamento; si no también para que actúen en procesos de que garanticen el bienestar de la sociedad. Si los organismos de seguridad y la administración departamental estuviera actuando de manera veraz no se estuviera viviendo una película de acción referente a crímenes.
Los índices siguen subiendo como la espuma y nadie se apersona de ellos.No basta que la Policía refuerce la vigilancia en un sector por días y luego siga el mismo rumbo. Esa no es la idea y la sociedad tampoco quiere ver a sus hijos crecer en zona insegura.

Comentarios