Sebastián Viera salvó el juego deslucido del Junior

237

De ser responsable en el gol convertido por el onceno del Alianza Petrolera, nuevamente fue el ‘salvador’ y hasta héroe, al anotar el empate con que el cuadro barranquillero sin forma, sin sistema, sin juego colectivo, pudo salvarse de perder en su propio campo con un rival no menos competente, que vino a enredar y porque no, llevarse la victoria.

Quizá se ha demostrado que el onceno barranquillero espera cauteloso la clasificación y así retomar el camino, o por lo menos vencer al Melgar como nos ha acostumbrado a ver hace menos de un semestre, derrotando a cualquier rival… ¿Será que deben estar cansados y se les nota el desgaste del año pasado, cuando participaron en los tres campeonatos, Liga, Libertadores y Sudamericana…?­­

Es cierto, los jugadores necesitan descansar y darles chance a las inferiores del Barranquilla, pues en el próximo juego están prácticamente clasificados. Posiblemente lleguen a una final, y estoy más que convencido que estarán saltando de alegría con la novena estrella.

Lo real, lo cierto, es que Junior no tiene problemas con la nómina, ni en el sistema de juego. A Junior lo está acabando es el ego. Con la actitud displicente de los jugadores cuando salen al ruedo se les olvida que están con aficionados en las tribunas y asumen el juego como si fuese un entrenamiento.

Y es que se evidencia en el juego mismo de sus atacantes… No sorprenden, no hacen disparos afuera del área, no hay un jugador que encare. Y bueno, ¿qué le ha pasado a Luis Diaz que se le ha olvidado a hacer lo que nos asombraba y que lo llevó a tener un pie en el viejo continente?

No hay explosión vertical, solo es un juego que ya conocen los rivales al derecho y al revés, y no ganan porque son equipos que no tienen toda la calidad técnica para desarrollar un mejor juego, pero sí poseen y dan siempre el 100% de su actitud.

No soy pesimista, pero sí realista. Si gana este campeonato, Junior será la estrella más gris y ‘discreta’ que he podido ver en los 30 años que llevo de conocer al equipo de Barranquilla, pues apunta de empates va clasificando y gracias a lo logrado a principio del rentado colombiano, pues la Liga no es lo mejor y se evidencia en los campeonatos extranjeros, cuando a los oncenos colombianos no les va para nada bien.

Ahora al cuadro de Luis Fernando Suárez suma unas 30 unidades. Casi que un punto por partido, matemáticamente clasificado. Si bien el fin justifica los medios, en los procesos se puede vaticinar cómo llegará el equipo. A veces las cosas no son como empiezan sino como terminan. Y una última, la imagen o consigna de un equipo alegre se perdió en la individualidad de cada jugador.

Además, pueden llegar los jugadores que se deseen, como Carlos Bacca o Miguel Ángel Borja, pero mientras que uno no pueda mejorar o arreglar los problemas internos, jamás se solucionarán las cosas por fuera. Exactamente en el terreno de juego pareciera una ley de la vida pero para ser los mejores del mundo primero debemos ser los mejores con nosotros mismos.

Junior tendrá su último juego en el Todos contra Todos frente al Cúcuta Deportivo que perdió de visitante en el Pascual Guerrero ante el América con un socre de 2 a 0, quedando por fuera de los mejores 8.

El cotejo será el domingo a las 3.30 p.m.

Comentarios