¿Cómo identificar depresión en mujeres?

0
329

La Organización mundial de la salud determina que “la depresión posparto es muy frecuente y afecta a 1 de cada 6 mujeres que dan a luz”

Según proyecciones estadísticas, las condiciones psiquiátricas y neurológicas en el mundo tienden a incrementarse tras el paso de los años, se estima que para el 2020 la carga de este tipo de enfermedades subirá a un 15%, lo cual equivale a un aumento proporcional mayor que para las enfermedades cardiovasculares.
La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se caracteriza por un trastorno del estado anímico que desencadena pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta o incapacidad para llevar a cabo las labores cotidianas.
En Colombia, se estima que alrededor del 5.4% de mujeres sufren de depresión. El 7.6% ha tenido ideación suicida y el 3.25% a intentado suicidarse, afirma la doctora Silvia Martínez, médica psiquiatra especialista en salud familiar y comunitaria.
La depresión afecta aproximadamente a más de 300 millones de personas y es una patología que exige tratamiento guiado por un médico o especialista en salud mental, que al convertirse en una enfermedad de larga duración e intensidad puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares; generando en el peor de los casos: el suicidio, considerado como la segunda causa de muerte entre los 15 a 29 años.
De acuerdo con la doctora Ana Gilma Millán Camargo, médica psiquiatra “las causas de aparición son multifactoriales, pero con una base biológica muy fuerte. Se describe una tendencia hereditaria o genética; alteraciones en la resistencia al estrés, lo cual también tiene una base biológica; los cambios a nivel hormonal como: el posparto o la menopausia; factores de orden psicológico como: el maltrato físico o psicológico en la infancia, el abuso sexual y la violación; y eventos traumáticos como: la quiebra económica, pérdida de la salud o de un ser querido, ya sea por muerte o por separación pueden disparar los cuadros depresivos”.
A su vez, afirma la psiquiatra Millán Camargo que “en general la incidencia de depresión se ha aumentado a nivel mundial por el doble papel de la mujer en la casa y en el trabajo productivo, lo cual genera un exceso de obligaciones. La enfermedad depresiva está entre las diez primeras causas de enfermedad y de mortalidad, causando altos niveles de discapacidad y alteraciones en el entorno familiar, social y laboral”.

DEPRESIÓN POSPARTO
La depresión posparto es un trastorno del estado de ánimo que se presenta en el período comprendido entre el parto y las cuatro siguientes semanas, aunque pueden presentarse hasta seis meses después.
Las cifras de incidencia de depresión en el posparto son variables, se ha reportado incremento de la incidencia durante la adolescencia y en algunas comunidades latinoamericanas, se han informado valores superiores al 20%.
Sin embargo, la psiquiatra Martínez afirma que “la prevalencia de depresión posparto en Bogotá es del 18.1%. En Colombia, en la población urbana, es del 15.1%; y en la población rural, del 6.8%.” Así mismo, asegura que entre los 20 a 34 años la depresión posparto ocupa el 13.4%.3
Por otro lado, la psiquiatra Millán Camargo manifiesta que “el 10% de pacientes con depresión posparto no tienen antecedentes depresivos, 25% tienen antecedentes de depresión y el 50% tienen antecedentes de depresión posparto; lo que significa que esta patología suele presentarse con mayor frecuencia en mujeres que han presentado episodios de depresión o trastornos de bipolaridad en algún momento de su vida o en algún familiar. Así mismo, las mujeres sometidas a alto estrés psicosocial durante el embarazo como: problemas económicos, violencia intrafamiliar, enfermedades médicas, muerte de un ser querido; la carencia de apoyo emocional de la pareja o de la familia; los embarazos no deseados; los partos complicados y la prematurez constituyen los factores de riesgo de depresión posparto”.

TRATAMIENTO, UNA MEDIDA VITAL
Es importante, resaltar que “el tener depresión sin tratamiento implica una mala calidad de vida y muy poca productividad. Desde el punto de vista farmacológico conlleva a atrofia de neuronas del cerebro”.
La recomendación central que hace la Doctora Ana Gilma Millán Camargo, médica psiquiatra es: “consultar siempre a un médico o al especialista en salud mental para definir si hay una cuadro clínico e iniciar tratamiento”.

Para la Doctora Silvia Martínez, médica psiquiatra especialista en salud familiar y comunitaria es fundamental “tener en cuenta que el tratamiento es combinado: psicoterapéutico y psicofarmacológico. Es importante la psicoterapia individual y el apoyo familiar de la pareja o de otros miembros de la familia como la madre de la paciente para apoyar en el cuidado del bebe mientras la madre se recupera. Desde el punto de visto psicofarmacológico hay medicamentos antidepresivos que se pueden dar durante la lactancia”.

Comentarios